Cifuentes hace balance de su gestión en la Delegación

Actualizado 09/04/2015 10:51:54 CET
Cristina Cifuentes concede una entrevista a Europa Press
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La delegada del Gobierno en Madrid y candidata del PP a la presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, hará balance de su gestión durante los tres últimos años, tras copresidir hoy por la mañana la Junta Local de Seguridad de Alcorcón con el alcalde, David Pérez.

   Cifuentes tomó posesión de su cargo el 16 de enero de 2012 y está previsto que pasado este viernes sea relevada por el Consejo de Ministros, con motivo de su reciente designación como candidata del Partido Popular a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

   A la rueda de prensa que ofrecerá la delegada asistirán también el jefe Superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez, y el coronel de la Comandancia de la Guardia Civil, Santiago Caballero.

   La semana pasada también dejó su cargo, por motivos laborales, la subdelegada del Gobierno, María del Mar Angulo. Ha sido sustituida por el hasta ahora consejero técnico de la Delegación Antonio López Porto.

MÁS DE MIL DÍAS EN LA CALLE MIGUEL ÁNGEL

   Cristina Cifuentes llegó a la sede de la Delegación en la calle Miguel Ángel en enero de 2012, cuando todavía daba coletazos el movimiento 15M. Confesó, en su momento, que ella no hubiera dejado que acamparan durante casi tres meses en la Puerta del Sol, planteó en el primer aniversario de los 'indignados' que se fueran a la Casa de Campo y reconoció que se 'infiltró' en una asamblea del 15M para conocer sus propuestas.

   Durante estos tres años de crisis económica ha tenido que lidiar con 11.000 manifestaciones. Las más duras fueron las del 'Rodea el Congreso' del 25 de septiembre de 2012, que acabó con 35 detenidos; la 'marcha negra' de los mineros de 11 de julio de ese mismo año, en la que hubo cargas policiales con pelotas de goma; o la más reciente de las Marchas de la Dignidad del 22 de marzo de 2014, que terminó con un centenar de heridos y 24 detenidos.

   Debido a las múltiples protestas, ha recibido críticas de la actuación de las UIP en algunas de ellas y alguna denuncia, como la de los diputados de IU Ricardo Sixto y Alberto Garzón por las sanciones impuestas durante una protesta de la Coordinadora 25S, que fue desestimada, al igual que una demanda que le puso Ada Colau por deslizar vínculos entre la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y grupos proetarras.

   También lidió una época de 'escraches' precisamente impulsada por la PAH. De hecho, llegó a soportar en sus propias carnes un escrache no planificado cuando paseaba por su barrio, Malasaña. Tuvo que refugiarse en un restaurante etíope para huir de los manifestantes.

   Otro de los momentos más importantes de su mandato fue la coordinación del basto plan de seguridad, junto al Ministerio del Interior, de la proclamación real de Felipe VI. Fue objeto de un aluvión de críticas por prohibir varias manifestaciones y negar la entrada en un amplio perímetro del centro de Madrid a personas con algún símbolo republicano, instando a quitar incluso este tipo de banderas de los balcones al paso de la comitiva real.

   Desde el punto de vista político, también ha aguantado con firmeza críticas y presiones de 'fuego amigo' llegadas del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. El año pasado el consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, impulsó una campaña para limitar las manifestaciones en la Puerta del Sol, algo que apoyó la alcaldesa, Ana Botella. La delegada respondió remitiéndose a la Constitución.

   También ha tenido fuertes desencuentros con el Consistorio madrileño por la actuación de Policía Nacional y Municipal en el caso del Madrid Arena y con la Comunidad sobre sus competencias en la aprobación del Plan de la Cañada Real o sobre su gestión en el caso del pederasta de Ciudad Lineal.

   Precisamente, en algún encuentro con periodistas la todavía delegada del Gobierno reconoció que su peor momento en esta institución fue cuando habló con los padres de algunas víctimas de este pederasta, que trajo de cabeza a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado durante gran parte de 2014.

   Otra de las preocupaciones persistentes durante su mandato ha sido la lucha contra la trata de blancas y la explotación sexual. Una de sus primeras visitas cuando llegó fue a la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) y desde entonces ha participado en todas las ruedas de prensa sobre este asunto.

   Entre los datos positivos que le acompañan está la reducción del índice de criminalidad y del tráfico de drogas de la región y la eliminación de las identificaciones masivas de inmigrantes, entre otros puntos. Queda pendiente el grave problema de delincuencia de la zona de Valdemingómez, el aumento de robos en viviendas o la delincuencia persistente en torno a la prostitución en Marconi.

Para leer más