Publicado 03/03/2021 14:57CET

La Comunidad dedica más de 400.000 euros a las reparaciones en colegios públicos afectados por 'Filomena'

Archivo - Familiares de alumnos colaboran en la limpieza de los accesos al colegio Vedruna, en Carabanchel
Archivo - Familiares de alumnos colaboran en la limpieza de los accesos al colegio Vedruna, en Carabanchel - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha aprobado una inversión de más 400.000 euros para la reparación de los desperfectos causados por la borrasca Filomena en los centros de Educación Infantil y Primaria Eloy Saavedra, de Ciempozuelos, y Jesús Aramburu, de Valdetorres del Jarama.

Esta dotación presupuestaria ha permitido la reparación de la parte de las cubiertas de estos colegios públicos que cayeron por la nieve acumulada, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El Consejo de Gobierno ha aprobado este miércoles la declaración de la tramitación de emergencia para la contratación se estas actuaciones. En el caso de CEIP Eloy Saavedra se trata de una inversión de 224.818 euros con una duración total de entre tres y cuatro semanas. El temporal causó la caída de algunos elementos de los tejados de dos de los edificios de este centro.

Por este motivo, durante los primeros días de clase tras la borrasca, el centro tuvo que abrir parcialmente sus instalaciones, pero en este momento ya se ha restablecido el servicio con normalidad.

Los trabajos realizados han incluido la balización de la zona, la retirada de los escombros que se produjeron, la revisión de todas las cubiertas, el montaje de andamios en las fachadas dañadas y la reconstrucción de los muros deteriorados, así como la sustitución de remates, petos, canalones, barandillas y pavimentos perjudicados.

Por otra parte, el Ejecutivo madrileño destina un total de 179.100 euros para reparar los daños causados por Filomena en el CEIP Jesús Aramburu, unas labores que tendrán una duración máxima de 3 meses. En este caso, los desperfectos se produjeron en el pabellón deportivo del centro, donde la cubierta quedó levantada y hubo importantes filtraciones que dañaron el pavimento de la cancha, los zócalos y las carpinterías de las puertas de madera.

Estas labores se unen a las de limpieza, acotación y señalización de más de 120 centros educativos de 19 localidades que se realizaron nada más terminar el temporal y que supusieron una inversión de 200.000 euros. Esta iniciativa del Ejecutivo regional permitió que los alumnos pudieran retornar a su actividad presencial el pasado 20 de enero en la práctica totalidad de los casos.

De hecho, el primer día de clase tras la borrasca, el 98,4% de los colegios e institutos pudo reabrir sus aulas. La borrasca Filomena provocó a inicios del pasado mes de enero más de 900 incidencias en los centros educativos madrileños.

Para leer más