Comunidad, patronal y sindicatos acuerdan un plan industrial dotado con 585 millones a desarrollar hasta 2025

Comunidad, patronal y sindicatos acuerdan un plan industrial dotado con 585 mill
COMUNIDAD DE MADRID
Actualizado 27/02/2019 14:55:12 CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

 El Gobierno regional, la patronal y los sindicatos han presentado este miércoles el nuevo Plan Industrial de la Comunidad de Madrid, que contempla un presupuesto de 585 millones de euros entre 2019 y 2025 para "conseguir que la industria cobre un mayor protagonismo y peso dentro de la economía madrileña".

   Así lo ha indicado el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, quien ha precisado que los presupuestos generales de 2019 ya recogen partidas por 71 millones de euros de los asignados en el plan.

   Garrido ha explicado que el plan establece seis "grandes objetivos" que se desarrollan a través de 36 medidas concretas y de tres iniciativas de "carácter transversal" como la Estrategia Madrid Por el Empleo, el Plan Azul+ y el Plan de Investigación Científica y Tecnológica.

   Dichos objetivos son potenciar la formación y empleo de calidad en la industria; aumentar la competitividad y el crecimiento basados en la I+D+i y mejorar el sistema de negocios; facilitar el crecimiento de las pymes y la colaboración industrial; incrementar la orientación hacia el exterior y la participación en cadenas de valor globales; impulsar los polígonos industriales y su competitividad mejorando su eficiencia energética, y acentuar el papel de la administración como catalizador del ecosistema industrial mediante la elaboración de una ley de industria.

   Entre los proyectos de "gran dimensión", Garrido ha destacado el fomento de las áreas industriales sostenibles y eficientes y con un impulso a la economía circular; el apoyo a la investigación en la tecnología puntera para transformar la industria y abaratar los costes; y la revisión del actual modelo, aprovechando las iniciativas y proyectos europeos, para avanzar hacia un nuevo sistema.

   El presidente regional ha señalado que el plan abarca tres periodos legislativos, al tiempo que ha asegurado que "va a ser la hoja de ruta para impulsar el proceso de transformación" de la industria madrileña, así como que "con este plan el Gobierno regional cumple su compromiso de afianzar el futuro del sector en el conocimiento, en su transformación hacia la industria 4.0, en el respeto al medio ambiente y, sobre todo, generar un empleo estable de calidad".

   Asimismo, se ha mostrado convencido del éxito del plan, gracias a la "suma de voluntades" que se ha puesto de manifiesto en el acuerdo, alcanzado tras un "lógico proceso de negociación" con el objetivo común de "impulsar la industria madrileña y prepararla para los retos futuros".

   Por su parte, el secretario general de CCOO, Jaime Cedrún, ha instado a los partidos políticos a que asuman esta propuesta del Consejo Social de la Comunidad de Madrid, al tiempo que ha constatado que el hecho de que el plan abarque tres legislaturas "va a exigir que los partidos se lo tomen en serio", aunque el documento está "abierto a nuevas aportaciones".

   El secretario general de UGT, Luis Miguel López Reillo, ha calificado de "histórico" el acuerdo, al tiempo que ha asegurado que es el pacto más importante alcanzado por los agentes sociales, ya que después de años pidiendo un cambio del modelo productivo "se ve ya plasmado".

   El presidente de CEIM,  Juan Pablo Lázado, ha calificado el acuerdo como "muy completo" y ha destacado la importancia de que la industria madrileña, española y europea recupere el protagonismo perdido hace décadas frente a Asia.

200 MILLONES PARA FORMACIÓN

   Según los datos ofrecidos por el presidente regional, el sector industrial de la Comunidad de Madrid suma más de 23.500 empresas  y emplea a 258.500 personas, representa el segundo salario medio más elevado de España.

   Tras detectar las necesidades de la industria regional, el plan prevé un presupuesto de más de 200 millones de euros para potenciar la formación y el empleo de calidad en la industria, con un programa de formación para el empleo de 120 millones y un programa de 'Mujer e industria' de 1,2 millones.

   Entre las medidas concretas destacan también un plan de apoyo a empresas industriales en desarrollos de I+D+i, con 35 millones; un programa de apoyo para la transformación digital de empresas industriales, con un presupuesto de 30 millones; un capítulo para la mejora de la eficiencia energética y el autoconsumo de la industria, dotado con 30 millones, y una campaña para la modernización y mejora de los polígonos industriales, que contará con otros 35 millones.

   En primer lugar, con un presupuesto de 30 millones, se creará un programa piloto en un área industrial para implantar un futuro modelo de actividad de cero emisiones, a través de la generación eléctrica renovable, modelos de economía circular y sistemas inteligentes de tratamientos de residuos, con el objetivo de extender posteriormente a otras áreas y polígonos modelos totalmente sostenibles y eficientes.

INICIATIVAS EMBLEMÁTICAS

   Los proyectos de "gran dimensión" o "iniciativas emblemáticas" consisten, en primer lugar, en  la implantación de un programa piloto en un área industrial para implantar un futuro modelo de actividad de cero emisiones, a través de la generación eléctrica renovable, modelos de economía circular y sistemas inteligentes de tratamientos de residuos, con el objetivo de extender posteriormente a otras áreas y polígonos modelos totalmente sostenibles y eficientes, con un presupuesto de 30 millones.

   En segundo lugar, se promoverá un Living Lab en la Comunidad destinado a la investigación y desarrollo industrial de la tecnología de fabricación aditiva (impresión industrial 3D), que permita abaratar costes de producción y plazos, con un presupuesto de 30 millones.

   Por último, dotado con 25 millones, se creará un programa de apoyo a la creación y consolidación de clusters o hubs industriales, que establezca una red que combine y canalice los distintos focos de innovación y producción industrial, para reforzar su papel como agente regional de fomento y competitividad.

   Por otro lado, la ley de Industria se concibe como un marco básico para adaptar la normativa estatal a la realidad del tejido industrial madrileño y a sus peculiaridades distintivas, con el fin de simplificar y agilizar los trámites administrativos, eliminar las posibles barreras derivadas de distintas interpretaciones de la normativa aplicable, así como favorecer el papel de la industria como elemento de cohesión de un territorio a la vez de generador de riqueza y empleo.

Contador

Para leer más