Publicado 11/02/2021 12:23CET

Condenado un exalcalde de Fresno del Torote y el Ayuntamiento por acoso laboral a la interventora municipal

La afectada por un caso de acoso laboral en el Ayuntamiento de Fresno del Torote
La afectada por un caso de acoso laboral en el Ayuntamiento de Fresno del Torote - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 4 de Alcalá de Henares ha condenado a ocho meses de cárcel al concejal y exalcalde de Fresno del Torote Javier Laguna como autor responsable de un delito de acoso laboral a la secretaria interventora municipal.

Así consta en una sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, en la que se inhabilita al actual concejal para el ejercicio de cargo público durante el tiempo que dure la condena y se absuelve a tres ediles que habían sido acusados del mismo delito, entre ellos la actual alcaldesa Ana Isabel Arias.

En cuanto a la responsabilidad civil, la sentencia condena al exalcalde y al Ayuntamiento a pagar en concepto de indemnización a la interventora 1.310 euros.

Los hechos se produjeron tras las elecciones municipales de 2015 con la entrada del nuevo equipo local. Según denunció la afectada, se la dejó de "brazos cruzados" a raíz de denunciar un presunto expediente irregular y por su condición de habilitada nacional del sindicato de funcionarios CSIF.

En la sentencia, adelantada por la 'Cadena Ser', se llega a la conclusión de que "hubo una campaña de hostigamiento tendente en último término a la renuncia y vaciado de sus funciones". "Se llevaron a cabo actos de hostigamiento y descrédito hacía María Mercedes que llevaron a menoscabar gravemente su integridad moral", afirma el juez.

"Me sentí totalmente arrinconada y maltratada", manifestó cuando denunció el caso Mercedes Sánchez en una rueda de prensa, donde relató que entonces plantó cara al alcalde en aquella época y a los ediles que se enfrentaron a ella, entre ellos la alcaldesa, Ana Isabel Arias.

La afectada, habilitada nacional de CSIF, entró en 1990 a trabajar en el Consistorio de este municipio madrileño de unos 2.000 vecinos y que se ubica a unos 15 kilómetros de Alcalá de Henares. El acoso a Mercedes comenzó después de las elecciones municipales de 2015 con la entrada de un equipo formado por cuatro concejales del PP y uno de Unidas Podemos, que sería el alcalde.

Según su relato, los intereses "oscuros" y "espurios" se interponían al cumplimiento de la legalidad. El hostigamiento se inició después de que denunciara ante la Fiscalía supuestas irregularidades en un expediente. A partir de ahí, la "arrinconaron" y comenzó a sufrir "un proceso muy doloroso".

Llegaron a abrirle nueve expedientes disciplinarios que fueron archivados y una querella que no dio sus frutos. Se la negó disfrutar de sus vacaciones e incluso se publicaron sus bajas por depresión en la web del Ayuntamiento. Finalmente, los concejales emitieron un decreto para recusarla con carácter general y apartarla de sus funciones como interventora. Fue entonces cuando decidió hacer frente al acoso.

Contador