Cuatro especies en peligro de extinción se están reintroduciendo en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

Reintroducción del Sapo Partero
COMUNIDAD DE MADRID
Publicado 23/09/2018 9:14:33CET

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un total de cuatro proyectos de reintroducción de especies en peligro se están llevando a cabo en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama para el Sapo Partero, la Rana Patilarga, el Desmán Ibérico y la Perdiz Roja, con el objetivo de proteger la riqueza faunística de este espacio natural.

El Parque de Guadarrama cuenta con la máxima protección ambiental de España, y, por ello, la Comunidad de Madrid tiene proyectos de reintroducción para estas especies, según han informado a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Por orden de abundancia de diversidad destacan las aves y los mamíferos, seguidos de los anfibios y reptiles y, finalmente, los peces. En este sentido, la Comunidad quiere prestar especial atención a la protección de los anfibios, los vertebrados más amenazados del planeta.

SAPO PARTERO

El Sapo Partero común (Alytes obstetricans) es la especie más vulnerable del Parque Nacional, según los expertos, ya que se encuentra en peligro de extinción en la zona como especie más sensible a una enfermedad, la quitridiomicosis. El Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama es el encargado de velar por esta especie.

Este centro de cría liberó durante el pasado mes de agosto (cuando correspondía por el ciclo anual del sapo partero) un total de 75 ejemplares adultos de este anfibio; y más de 1.000 ejemplares en fase larvaria, en el macizo de Peñalara de la Sierra, en el marco del programa de reintroducción que se lleva a cabo para lograr su recuperación desde 2008 (cuando quedaban menos de un centenar de ejemplares adultos en el Parque).

Para el Gobierno regional merece especial atención la Rana Patilarga (Rana ibérica) por ser un endémico ibérico y estar en peligro de extinción en la Sierra de Guadarrama, en la que también se trabaja. La presencia de anfibios supone un importante indicador del estado de salud del territorio, han afirmado desde la Consejería.

Desde hace más de un decenio el mencionado centro de cría incluyó en sus programa de trabajo la cría en cautividad de la Rana Patilarga. En el año 2014 los trabajos de cría en cautividad de la especie se enriquecieron con el desarrollo de un estudio piloto sobre su comportamiento reproductor, con el fin de lograr su reproducción completa en cautividad.

A la vez, en el 2015 se cambió la metodología y se realizaron translocaciones sucesivas en los meses de junio y julio, esta vez en estado larvario, procedentes de charcas sin porvenir. De esta forma se han liberado hasta 1.000 ranas en la Hoya de Pepe Hernando, en el Macizo de Peñalara, hasta el año 2017.

Desde entonces se ha observado en esta zona "un éxito en la reproducción, lento pero efectivo", que puede ser observado en las épocas de apareamiento y reproducción, según Medio Ambiente.

DESMÁN IBÉRICO

Por su parte, el Desmán Ibérico (Galemys pyrenaicus) es una especie endémica de la Península Ibérica y amenazada, de costumbres semiacuáticas y ligada a los cursos de agua mejor conservados de nuestro territorio, por lo que tiene un marcado carácter bioindicador.

Por ello, su conservación es prioritaria y muy urgente en el caso del Sistema Central, para la Consejería. La especie está considerada 'En Peligro de Extinción' en dicha área (Catálogo Español de Especies Amenazadas), además de haber sufrido una regresión importante a lo largo de las últimas décadas, se ha constatado su extinción en los territorios que ocupaba en el Parque Nacional.

En Madrid se está desarrollando, desde 2017, la fase previa de un proyecto para lograr su eventual reintroducción en el Parque Nacional y de creación de poblaciones indicadoras de la adaptación al cambio climático.

El proyecto se ha desarrollado (en su primera fase) mediante la selección de 75 puntos o tramos de muestreo en las cabeceras de los ríos Lozoya, Manzanares y Guadarrama. De las muestras e informes realizados se concluyó la desaparición de esta especie en el Parque Nacional, así como en el resto de la región, una regresión también constatada a nivel del Sistema Central.

PERDIZ ROJA

La Comunidad de Madrid también trabaja, desde 2017, para que las zonas altas del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama sean un reservorio de pureza genética de la Perdiz Roja (Alectoris rufa).

Numerosos expertos en la especie coinciden en la importancia de trabajar para evitar la extinción de esta especie. Por ello, el Centro de Investigación, Seguimiento y Evaluación del Parque Nacional trabaja en este proyecto para evaluar el nivel de pureza de las poblaciones y lograr un reservorio de pureza genética en la zonas altas del Parque Nacional.

"Todo ello en cumplimiento de los objetivos contenidos en su declaración como Parque Nacional y con el propósito de contar, si fuera el caso, con un reservorio de pureza genética que sirva para abastecer a los bancos de germoplasma y a los centros que trabajan en la cría en cautividad", han destacado.

El proyecto que desarrolla el Parque Nacional consiste en la realización del análisis de muestras de Perdiz Roja para obtener información genética de estos animales, especialmente de las zonas de cumbre alejadas de cualquier interferencia de repoblaciones.

Así, se llevan a cabo campañas de capturas en vivo y toma de muestras no invasivas de indicios (cáscaras de huevo, plumas y/o excrementos), en los dos últimos años, aprovechando la época de celo (febrero-mayo) y la época en las que las poblaciones forman bandos (otoño e invierno).

Contador