Dos activistas y un sacerdote serán recordados en Latina y Puente de Vallecas dando nombre dos plazas y una glorieta

La portavoz municipal Rita Maestre en rueda de prensa en el Ayuntamiento
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 24/10/2018 14:50:18CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Dos activistas vecinales , Florencio Sánchez y Manuel Dorado, y el sacerdote Fabián Fernández, serán recordados en los distritos de Latina y Puente de Vallecas dando nombre a dos plazas y una glorieta, ha aprobado este jueves la Junta de Gobierno después de pasar por el Pleno del distrito.

El que fuera durante tres décadas sacerdote de la parroquia Santa María Fontarrón, en Puente de Vallecas, y los presidentes de dos asociaciones de vecinos de Latina, Manuel Dorado Sanz, y Florencio Sánchez Ropero, darán nombres a tres espacios situados en los distritos donde desarrollaron su labor.

Es el homenaje de la ciudad de Madrid a tres figuras de "gran compromiso social, que dedicaron su trabajo a mejorar las condiciones de vida de sus barrios", ha explicado en rueda de prensa la portavoz del Gobierno, Rita Maestre.

La Junta ha acordado asignar la denominación de plaza de Florencio Sánchez Ropero a la plaza situada en el número 179 B de la calle de Valmojado, en el distrito de Latina. A partir de ahora se denominará plaza de Fabián Fernández Alarcón a la situada en el espacio interior delimitado por los números 20 a 30 y 134 a 138 de la calle de Ramón Pérez de Ayala, en Puente de Vallecas. Y de nuevo en Latina, la glorieta de Manuel Dorado Saiz dará nombre al espacio formado por la confluencia de los viales Venta, Tapia Casa de Campo, Renegado y Villamanín.

Florencio Sánchez Ropero fue durante 25 años presidente de la Asociación de Vecinos Puerto Chico y un referente para los vecinos de esta colonia y de todo el barrio de Aluche, donde su labor contribuyó de forma decisiva a cambiar las circunstancias de una zona que, como muchas otras de la periferia de la ciudad, nacieron con un déficit "muy acusado" de infraestructuras, equipamientos y medios de transporte.

Fabián Fernández Alarcón se trasladó al Cerro del Tío Pío, en el distrito de Puente de Vallecas, pasando posteriormente a la parroquia de Santa María Fontarrón, donde realizó una intensa y comprometida tarea hasta su muerte a los 73 años. Durante 30 años consiguió hacer de la parroquia un lugar de acogida. Se implicó y participó en las luchas para conseguir desde una vivienda digna para los habitantes de un barrio entonces "plagado" de chabolas, a escuelas infantiles, colegios y mejores condiciones sociales. Creó escuelas de adultos y grupos de monitores de ocio y tiempo libre, de música, deportes, y proyectos de reinserción social y laboral.

Manuel Dorado Saiz fue presidente de la Asociación de Vecinos Casa de Campo-Batán durante la época más difícil de esta zona. Destacó su lucha contra la prostitución, lucha que lo llevó hasta al Senado para participar en la comisión especial sobre la prostitución en noviembre de 2003, donde expuso la situación que se vivía en la zona.

En gran parte gracias a su labor y a la de los vecinos, según el Consistorio, se erradicó la prostitución de la Casa de Campo con cierre al tráfico de sus principales vías, se dotó al barrio de un centro cultural y parque infantiles y se eliminó el chabolismo de la zona de El Olivillo, convirtiendo lo que era un centro de distribución de drogas en una instalación deportiva.