Actualizado 26/02/2014 16:49 CET

Dos guardias civiles que no estaban de servicio consiguen sacar a un deportista de la parada cardíaca

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Dos guardias civiles que no estaban de servicio han conseguido sacar de la parada cardíaca a un hombre de 56 años que estaba jugando al pádel en el antiguo Parque Sindical, el actual polideportivo de Puerta de Hierro, como han informado desde Emergencias Madrid a Europa Press.

   El aviso ha llegado a la central del Samur poco antes de las 15 horas. Alertaba de un hombre que se había desvanecido mientras jugaba un partido de pádel junto con otros tres compañeros.

   Ha dado la casualidad de que en la pista contigua se encontraban dos guardias civiles, que no estaban de servicio, que hacía un mes habían recibido la formación que imparte el Samur sobre técnicas de reanimación a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

   Los guardias civiles se han encontrado con que la víctima no tenía pulso, por lo que han iniciado las maniobras básicas de reanimación. Además han solicitado al personal del polideportivo el desfibrilador semiautomático (TESA) con el que cuentan todas las instalaciones deportivas municipales.

   Con la primera descarga aplicada han conseguido sacar a la víctima de la parada cardíaca. A los pocos minutos ha llegado el Samur, que ha estabilizado al paciente y le ha trasladado a la unidad coronaria del Hospital Clínico.

   Se da la circunstancia de que pocas horas antes el Samur había presentado en un acto algunos casos de la 'cadena de supervivencia', que consta de cinco eslabones. El primero de ellos es la llamada inmediata a los servicios de emergencia. Aquí es donde entra la formación en RCP (resucitación cardio pulmonar) ya que un testigo capaz de realizar una maniobra de este tipo "duplica la posibilidad de supervivencia".

   Por ello Samur-Protección Civil impartió formación a más de 45.000 ciudadanos en 2013, muchos de los cuales, por su condición de policías municipales y miembros de otros cuerpos de seguridad, suelen ser los primeros en llegar al lugar del suceso.

   El Samur, por otro lado, garantiza un tiempo de respuesta inferior a 9,5 minutos y una aplicación precoz de la desfibrilación por personal entrenado y experimentado. Éste es el tercer eslabón de la cadena de la vida, que se refuerza con la puesta en marcha de programas monitorizados de instalación de desfibriladores en lugares públicos, como polideportivos.

   El cuarto eslabón lo constituye el proceso asistencial especializado realizado por el Samur, con la estabilización del paciente hasta su ingreso en la unidad hospitalaria. De ahí la necesidad de contar con una preparación excelente de todos sus efectivos, caso del Samur-Protección Civil, donde todos los médicos, enfermeros y técnicos están acreditados por la Asociación Americana del Corazón en técnicas de resucitación, acreditación que mantienen con cursos de reciclaje anuales desde hace diez años.

   El quinto y último eslabón de la cadena de la vida lo constituyen los cuidados hospitalarios y su vinculación con los servicios extrahospitalarios. En este sentido, la iniciativa adoptada por Samur de instalar en todas las unidades de urgencias de los Hospitales de Madrid un terminal de radio similar al usado por sus unidades permite transmitir el preaviso durante la asistencia y el traslado, garantizando la rapidez de la atención en el hospital a la llegada del paciente.