La FMM y Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública rechazan el recorte en los horarios en centros de salud

Publicado 19/01/2019 10:50:32CET

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Municipios de Madrid (FMM) y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid han plasmado en un acuerdo su rechazo al plan "unilateral" de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para que el horario de consulta sea hasta las 18.30 horas, que se aplica en 14 centros de salud.

Tanto la FMM como la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, según un comunicado de la Federación, señalan que "la Atención Primaria debe ser la base del funcionamiento del sistema sanitario público y para ello precisa garantizar la accesibilidad y continuidad de la misma".

Para ambas organizaciones, dicha propuesta de la Gerencia de Atención Primaria "disminuye claramente tanto la accesibilidad como la continuidad de dicha atención".

En concreto, según datos de la Consejería correspondientes a 2017, recogidos en el comunicado, se dejarían fuera 6.114.625 citas de Atención Primaria, que quedarían a expensas de la asistencia urgente (3.567.950 citas de medicina de familia, 715.777 de pediatría y 1.828.538 de enfermería).

Las entidades advierten de que un efecto probable de esta medida será incrementar las demoras en las citaciones en AP, "que ya tienen una situación muy preocupante".

A este respecto, apuntan que, según el último Barómetro Sanitario, solo el 51 por ciento de la población de Madrid tiene cita, cuando la pide, en las primeras 48 horas.

Además, constatan que "las demoras en las citas de AP se incrementaron notablemente durante el periodo 2010-2017", y que en 2018 el 66,67 por ciento de quienes pedían cita para médicos de familia la obtenían después de 24 horas, frente al 26 por ciento en Pediatría y el 33,18 por ciento en Enfermería, existiendo citas con demoras de hasta entre 7 y 10 días.

"La Consejería con esta medida aumentará estas de manera significativa, especialmente en los momentos de mayor demanda asistencial. Además, es previsible un impacto negativo sobre las urgencias hospitalarias ya actualmente saturadas", recalcan.

Por otra parte, la FMM hace hincapié en el "menoscabo a la conciliación familiar, ya que con esta medida se deteriora la accesibilidad horaria, la continuidad, las demandas y preferencias de la población sobre los actuales horarios de consulta".

De esta forma, la Federación de Municipios de Madrid se hace eco de las protestas ya formuladas por ayuntamientos como entre otros, Fuenlabrada o Aranjuez.

Asimismo, traslada que "desde un gran número de consistorios madrileños se señala el temor a que esta y otras medidas semejantes escondan una finalidad que no es otra que fortalecer los argumentos en pro de la privatización de la sanidad pública en la Comunidad de Madrid".

La FMM pone de manifiesto su "preocupación por los problemas a los que ya se enfrentan los facultativos en nuestro centros de salud", y critica que "esta medida se impone contra la opinión mayoritaria de la Mesa Sectorial donde están representados los trabajadores sanitarios y sin haberse producido consulta alguna a la ciudadanía ni a los municipios donde pretende implantarse, y en un momento de evidente inoportunidad porque se trata del momento en que suele producirse un pico de la demanda asistencia debido a la epidemia anual de gripe".

Así, califica la medida como "lesiva para la población madrileña", por lo que rechaza su implantación y reclama "una apuesta seria por la potenciación de la Atención Primaria y la Sanidad Pública madrileña".

En este sentido, propone "elaborar un nuevo plan que garantice una potente Atención Primaria garantizándole recursos suficientes y el mantenimiento de la accesibilidad y continuidad de cuidados que son sus características fundamentales".