Actualizado 07/10/2008 21:23 CET

La Funeraria denuncia ante la Policía la okupación de un inmueble en la Almudena, catalogado monumento histórico-artístico

La empresa municipal asegura que el edificio había sido reformado para albergar un archivo y un museo sobre carruajes fúnebres

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid ha denunciado ante la Policía la okupación de su antigua residencia del cementerio de La Almudena, un edificio catalogado como documento histórico artístico y que había sido reformado para instalar archivos de la Funeraria municipal y albergar un museo sobre carruajes fúnebres, informaron hoy a Europa Press fuentes del Ayuntamiento.

Al tratarse de un edificio deshabitado, la Policía no pudo proceder al desalojo inmediato del inmueble y conminó a la Funeraria a que denunciara los hechos a comisaría, como así hizo sobre las 18.00 horas de ayer, tres horas después de su ocupación. Ahora, el dueño del inmueble enviará una orden de abandono voluntario. Si no se ejecuta, tendrá que ser el juez el que estime o no el desalojo policial.

El inmueble 'okupado', de cuatro plantas, se encuentra en el número 90 de la avenida Daroca, fue catalogado como monumento histórico artístico y albergó durante la pasada centuria la residencia del sacerdote y de su encargado, así como centenares de archivos y oficinas, según fuentes de la Funeraria municipal consultadas por Europa Press.

El edificio fue reformado entre 1989 y 1990 para rehabilitar los pórticos, quitar todas las pilastras y consolidar el inmueble exterior e interiormente, dejándolo hasta ahora diáfano con el objetivo de convertirlo en un archivo histórico y en un museo de carruajes fúnebres. "Hemos firmado un convenio con Bellas Artes para instalar allí los vehículos funerarios, tanto de carruajes como a motor, que se han usado en la antigüedad y que poseen un valor histórico tremendo", indicaron las mismas fuentes.

Ahora, la Funeraria, de titularidad municipal aunque con un 49 por ciento de su capital privatizado, espera que el desalojo se produzca lo antes posible y reconoce que este incidente acelerará los trámites para la instalación del museo.

De momento, una veintena de jóvenes, pertenecientes al autodenominado colectivo Dragón, 'okupan' el edificio con el fin abrir una cafetería en el local, albergar grupos locales de rap, dar clases refuerzo a chavales y castellano a inmigrantes, montar un taller de construcción de instrumentos musicales con materiales reciclados y colocar una oficina de asesoría laboral.

"El Dragón quiere llenar de vida un espacio muerto, un edificio olvidado. En la puerta del Cementerio de la Almudena, la vida lucha contra la muerte; la creación y participación colectiva luchan contra la venta fraudulenta de los servicios funerarios madrileños, contra la especulación que enriquece a unos pocos", señalaron.

La 'okupación' de este inmueble se produce en una semana en la que este colectivo intenta reivindicar este estilo de vida con una campaña de actividades en el exteriores. Además, coincide en el tiempo con el desalojo de un edificio en el barrio de Embajadores el pasado viernes y con un intento de desalojo del Centro Social okupado 'Malaya', situado en el número 49 de la calle Atocha.