Maestre achaca el retraso en la Cebada a la "intervención política y administrativa del PP y Montoro"

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 27/12/2018 14:20:30CET

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno de la capital, Rita Maestre, ha achacado el retraso en las obras de la instalación deportiva de La Cebada a la "intervención política y administrativa del PP y después de (exministro Cristóbal) Montoro".

Maestre se ha referido a los recursos presentados por el PP y a la intervención del Ministerio de Hacienda en 2017, tanto "política" como "administrativa", que "dejó un número interesante de proyectos paralizados en la ciudad", iniciativas que "estarán más tarde pero estarán".

Las obras del centro deportivo de La Cebada comenzarán este verano y se prolongarán durante 20 meses. Los trabajos comenzarán casi una década después de que las antiguas piscinas fueran demolidas bajo el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón.

Finalmente, el proyecto, tras el proceso participativo llevado a cabo, amplía la superficie del centro deportivo así como de la piscina e incluye un espacio de gestión vecinal y un cerramiento para la cancha de baloncesto con el fin de protegerse mejor del frío y del sol.

La construcción de la nueva instalación cuenta con un presupuesto de 13,5 millones de euros, repartidos en las anualidades 2019 (2,5 millones de euros), 2020 (10,4 millones) y 2021 (603.700 euros). La Junta de Gobierno del pasado 21 de diciembre aprobó el contrato de obras. Será en verano cuando una arranquen, una vez concluido el proceso de adjudicación del contrato.

LA PISCINA VUELVE A LA CEBADA

El centro deportivo municipal La Cebada dispondrá de una piscina pública (con dos calles más), zonas de gimnasio y musculación, cancha de baloncesto, un rocódromo y otros espacios multiusos que podrán adaptarse en función de futuras tendencias.

El proyecto plantea la incorporación de energías sostenibles y respetuosas con el medio ambiente con la implantación de placas fotovoltaicas en la cubierta y la instalación de sistemas pasivos de control solar en las fachadas.

También se construirán unos vestuarios más amplios a la altura de los dos vasos de la piscina para mejorar la accesibilidad. La plaza de la Cebada además será acondicionada para evitar ruidos y molestias.

UN ESPACIO DE GESTIÓN VECINAL EN LA CUBIERTA A INICIATIVA CIUDADANA

El centro deportivo municipal contará con 5.395 metros cuadrados, 1.330 más de los que se preveían en el proyecto inicial. La propuesta final tiene fecha, junio del pasado año, y recoge las aportaciones del proceso participativo, entre otras, un espacio de gestión vecinal en la cubierta, más espacio para la pista deportiva con el fin de que se puedan celebrar competiciones y un cerramiento para la cancha de baloncesto que permita una mayor protección del frío y el sol.

El proceso abierto de participación ciudadana fue impulsado por la Junta Municipal de Centro, con Jorge García Castaño a la cabeza, en mayo de 2016 para determinar el destino de este ámbito. El proceso concluyó con la propuesta de mantener el mercado como servicio público y patrimonio de la ciudad de Madrid y la construcción de la instalación deportiva. El Plan Especial de La Cebada se aprobó en julio de 2017.

Desde 2011 hasta noviembre de 2017 el Campo de Cebada funcionó como plaza abierta a la ciudadanía, con cabida para huertos urbanos, proyecciones, conferencias, eventos deportivos, exposiciones, ferias...

Concebido como proyecto temporal a la espera de recuperar las instalaciones públicas, el modelo de gestión y uso del Campo de Cebada ha puesto en valor la participación de vecinas y vecinos y la protección de un espacio de uso público y gratuito para todas las generaciones del barrio.

CASI UNA DÉCADA DESPUÉS

La Plaza de la Cebada ocupa un lugar destacado en la historia de Madrid desde su construcción en el siglo XVI, y ha sido siempre lugar de mercado. A su lado se levantó en 1968 el polideportivo de La Latina, que incluía piscina, gimnasio, sala de halterofilia y de musculación.

En agosto de 2009, con un gobierno presidido por Alberto Ruiz-Gallardón, la instalación deportiva fue derribada por el Ayuntamiento dejando un gran solar vacío en el centro de la ciudad.

Ahora, casi diez años y dos alcaldesas después, Ana Botella y Manuela Carmena, las obras comenzarán en La Cebada. El antiguo polideportivo municipal fue derribado en agosto de 2009 con la intención de rehabilitar el mercado.

La demolición costó un millón de euros, pagado con dinero del Plan E que puso en marcha el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Ante la imposibilidad de poner en marcha la idea planeada con cargo a las arcas municipales, Gallardón se planteó ofrecérselo a la iniciativa privada, de modo que la concesionaria financiara las obras a cambio de gestionar el centro comercial planteado, el polideportivo y el aparcamiento, aunque nunca obtuvo una respuesta positiva.

Contador