La marquesa de Ruiz de Castilla defiende que nunca ha vendido un 'Van Dyck' y que "todo es una estafa preparada"

Audiencia Provincial de Madrid, sede penal, sección penal, tablero de informaciò
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 10/06/2019 16:06:10CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La marquesa de Ruiz de Castilla, Cristina Ordovás Gómez-Jordana, acusada de apropiarse indebidamente de un cuadro de Anthony Van Dyck, ha defendido que "nunca" ha vendido una obra de este pintor flamenco y ha asegurado que "todo es una estafa preparada" y que ella es "víctima de un engaño".

Así lo ha mantenido la marquesa este lunes en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial sobre su supuesta apropiación de un cuadro atribuido a este artista titulado 'Anna Sofía, condesa de Camarvon', valorado en unos 165.000 euros.

En este sentido, Ordovás ha afirmado que nunca ha trabajado en la compra-venta de cuadros y que todo se desarrolló porque el señor Pedro Saorín, dedicado a las artes plásticas y conocido de la implicada, le ofreció tres lienzos en verano de 2014, entre los que se encontraba este 'Van Dyck', en copropiedad con dos coleccionistas ingleses que han encabezado la acusación particular.

Ante esta situación y a la hora de proceder al pago del cuadro, ha afirmado que su intención era que Saorín le devolviera un dinero que supuestamente le debía por un valor de 320.000 euros para poder pagarlos, algo que él como testigo ha negado rotundamente.

Posteriormente, ha destacado que pensaba devolver el cuadro cuando sufrió un robo en su casa y se dio cuenta de que la pintura había desaparecido. Así, ha explicado que en este momento se percató de que el cuadro no estaba en su posesión y que se lo había dado sin querer a un coleccionista alemán, que se llevó varios de sus lienzos para ofrecérselo a unos clientes. "No contaba con que se llevara ese, se equivocaría el criado al dárselos", ha apuntado.

En ese momento, ha afirmado que sus asesores fueron a buscar los cuadros pero que no quería devolverlos, a lo que ha añadido que fue una "estafa preparada". Ante esta situación, Ordovás devolvió los otros dos cuadros de la colección que la había ofrecido Saorín. Además, ha insistido en que ella "jamás" vendió el cuadro en Zurich el año pasado. "Está loco, me está insultando", ha contestado ante la pregunta del abogado de la acusación particular.

"DIJO QUE IBA A REALIZAR EL PAGO"

Por su parte, los denunciantes han asegurado que adquirieron el 'Van Dyck' en 2009 por un precio de entorno a las 40.000 libras y que dejaron el cuadro a cargo de Pedro Saorín para que encontrase un comprador interesado, que en este caso era Cristina Ordovás. "Cerramos el acuerdo y ella aceptó, dijo que iba a realizar el pago", ha señalado el denunciante John Gloyne, a lo que ha añadido que "nunca pagó" y siempre les decía que iba a pagar la semana siguiente.

Además, el otro propietario ha asegurado que se produjeron acuerdos verbales, pero que ninguno se llegó a completar y que se estableció un precio final de 150.000 euros por el 'Van Dyck'. "No hemos recuperado el cuadro", ha apuntado.

Ante esta situación, Saorín ha declarado que le vendió la pintura a la marquesa para que la vendiera, no para su adquisición. "Yo le dije a Cristina que no me gustaba su actitud. Un mes después de dejárselo me quité de la operación y les dije a los propietarios que retirarán el cuadro", ha señalado Saorín.

Ante la posible deuda que Saorín mantenía con la marquesa Ruiz de Castilla, ha afirmado que "no le debía dinero en absoluto" y que no ha recibido ninguna demanda por su parte. "La conozco, pero lo que hizo está mal hecho", ha concluido.

Por último, en las conclusiones del juicio el abogado de la defensa ha afirmado que los hechos pueden suponer un incumplimiento contractual, que abarca el ámbito civil, pero en ningún caso el penal, como se está juzgando actualmente.

Por su parte, la Fiscalía Provincial de Madrid pide cuatro años de cárcel para la marquesa Cristina Ordovás y una indemnización de 165.000 euros y la acusación particular solicita la misma cantidad junto a tres años de prisión, a la espera de que se conozca la sentencia.

Contador