Publicado 01/08/2021 10:29CET

Más de 660 alumnos han seguido con sus clases pese a estar enfermos gracias al Servicio de Apoyo Educativo este curso

Archivo - Imagen de recurso de un niño con un tablet para seguir sus clases.
Archivo - Imagen de recurso de un niño con un tablet para seguir sus clases. - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Apoyo Educativo Domiciliario (SAED) de la Comunidad de Madrid ha atendido a un total de 665 alumnos en la región que, por motivos de salud, no han podido acudir durante este curso 2020/2021 a su centro educativo.

De ellos, la mayoría se ha concentrado en la Educación Primaria, con 319; seguido de Secundaria, con 279; una cifra que desciende significativamente en el resto de niveles, según han informado a Europa Press la Consejería de Educación.

Se trata de un servicio que tiene como objetivo garantizar la atención educativa de los alumnos que no pueden asistir a las clases por problemas de salud, siempre que su periodo de convalecencia sea superior a un mes.

Según han informado, este año, y debido a las circunstancias generadas a causa del Covid-19, se ha aprobado la atención educativa también a distancia para los menores con especial vulnerabilidad al tener enfermedades, por ejemplo, de inmunodepresión o cáncer, tras valoración médica. En total, han prestado este servicio 113 profesores.

La Comunidad de Madrid ha registrado un incremento de solicitudes del SAED para la atención a estudiantes que formaban parte de grupos de riesgo a causa del Covid-19, como jóvenes con enfermedades cardiovasculares, diabetes o enfermedades pulmonares crónicas, ha precisado la Consejería.

A ellos, y tras indicación médica, se les ha adaptado este servicio y se les ha atendido en grupos y de forma telemática adaptándose a la situación.

CONTINUAR CON NORMALIDAD LAS CLASES

Así lo ha explicado también una de las organizadores de este servicio en la Comunidad de Madrid, Teresa Pacheco, quien ha detallado, en declaraciones a Europa Press, que los padres tienen que solicitar el Servicio de Apoyo Educativo en el mismo centro.

Pacheco ha expresado que el objetivo es que el niño continúe con normalidad las clases y no se "desvincule" del centro, para que no se vaya "quedando atrás" en su proceso de enseñanza y aprendizaje en comparación con sus compañeros.

Asimismo, ha explicado que este servicio surgió cuando los avances en medicina hicieron que los niños permanecieran menos tiempo hospitalizados, donde contaban con aulas hospitalarias, y terminaran su recuperación en casa.

Pacheco ha explicado que en el año 1995 una asociación de enfermedades infantiles junto a una ONG lanzó este servicio, que terminó acogiendo la Comunidad de Madrid en 2001 prestándolo a través de funcionarios de la Consejería de Educación. Además, ha asegurado que la Comunidad de Madrid fue una de las pioneras en la implantación de este servicio en los centros educativos.