Monasterio defiende que nunca ha hablado de terapias para gais y sí de la libertad de educación

Publicado 05/06/2019 17:53:28CET
440065.1.644.368.20190605175328
Vídeo de la noticia

"Yo no me meto en la cama de nadie y no quiero que nadie se meta en mi casa para decir cómo educar a mis hijos", ha lanzado

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha defendido este miércoles que nunca ha hablado de que los niños homosexuales tengan que ir a terapia y ha aclarado que lo que sí fundó fue una plataforma que defiende la libertad de la educación de los hijos según sus valores.

De esta manera se ha referido a la información de El Español sobre que ella y otros dirigentes de su partido habrían apostado por aconsejar a los menores homosexuales ir a terapia. En una entrevista con Europa Press se ha referido a esta noticia como una "fake news más" y ha asegurado que no hay "afirmación" de ella en ese sentido.

"La verdad es que yo nunca he hablado de terapias para gais", ha reiterado, para indicar que lo que fundó fue una plataforma para defender que los padres puedan elegir el centro que más les guste y se respete el programa que se da en el mismo.

En este sentido, ha recordado que hay "determinadas leyes" como las que aprobó la propia Cristina Cifuentes "con Isabel Díaz Ayuso como portavoz" con las que se impone una "determinada doctrina de ideología de género dentro de todos los colegios". "Me parece fenomenal que un padre quiera llevar a su hijo a un colegio con ideología de género y que otro padre que no lo quiera se vaya a otro, esa es la verdadera libertad", ha indicado.

Por eso, proponen el "cheque escolar", un sistema que, como ha explicado, "da una asignación al niño para gastarlo en el colegio que más le guste, el que quiera, religioso o no religioso, budista o no budista, con ideología de género o sin ideología de género". De ahí su plataforma por las libertades, porque lo que defiende Vox es la libertad. "Yo no me meto en la cama de nadie y no quiero que nadie se meta en mi casa para decir cómo educar a mis hijos", ha lanzado.

Sobre sus polémicas declaraciones de que en Madrid se habían producido talleres dirigidos a escolares en los que se hablaba de zoofilia y si avisaron a la administración sobre esa circunstancia, Monasterio ha dicho que sí y que además presentaron en su momento recursos contra la Ley de LGTBifobia.

De hecho, ha relatado que antes de la aprobación de esta normativa en 2016 hablaron con diputados del PP y les contestaron que esa ley la tenían que aprobar "desde Génova prácticamente" y que se escogió el modelo que lanzó en su día el expresidente de Extremadura José Antonio Monago, que era la "más restrictiva".

"Ni siquiera supieron dar en el PP una explicación de por qué aprobaron esa Ley. Hicimos todo lo posible para que no se aprobara porque parecía que atacaba las libertades fundamentales de los padres, como es poder elegir un colegio para sus hijos según su programa (docente) y que no les impusieran determinados talleres", ha añadido.

La dirigente de Vox ha asegurado que el Ministerio de Educación "lo que no tiene es control sobre qué acreditación tiene la gente que se forma en esos talleres" y que aparte de la guía docente en la que se basó para hacer esas afirmaciones, hay muchas más.

"Vas a unos cursos de determinados colectivos que están subvencionados por la Comunidad de Madrid y pueden pasar a ser un profesor que es invitado por el colegio para hablar sobre estos temas", ha insistido Monasterio para opinar a continuación que el Ministerio de Educación debería tener un "control de quiénes está dando clase a los niños" y tiene que "hacerlo en todos los ámbitos".

DEJAR YA EL "CINISMO" SOBRE INMIGRACIÓN, DEBE SER "LEGAL Y CONTROLADA"

En materia de inmigración, Monasterio ha recordado que lo que defienden es que tiene que ser "legal y controlada" y que lo que hay que hacer es "ver cuánta inmigración" es capaz de absorber España con la idea no de que lleguen al país para "vagar por las calles" sino que puedan tener una "vida digna". "Tienen que tener la posibilidad de poder trabajar y tener una vivienda", entiende.

Por eso, le parece "irresponsable" el "efecto llamada" que ha hecho Pedro Sánchez, una circunstancia que ha llegado también a los menores extranjeros no acompañados (MENAS), que alcanzan los 11.000 en todo el país. "Si uno habla con asistentes de los centros se quejan de que nadie habla de lo que pasa, algunas educadoras son víctimas de agresiones y las feministas no hablan de esto", ha apuntado, para añadir que las comunidades no cuentan con partidas para tratarles y que están tirando de fondos de emergencia.

"Ya está bien de cinismo, de no querer hablar del tema, somos los únicos que lo hacemos, pero hay que sentarse en una mesa para hablar sobre las consecuencias que tiene la política irresponsable de hacer un llamamiento a la inmigración ilegal", ha exclamado, destacando que hay casos de MENAS que delinquen de forma reiterada mientras todos los grupos apuestan por política "de buenismo".

A su juicio, España ha demostrado que puede acoger a muchos ciudadanos, entre otros a sus "hermanos" cubanos o venezolanos, que "siempre" han sido "acogidos con cariño, con los brazos abiertos porque venían a demostrar que cuando se les da libertad y se les quita las trabas del comunismo, llegan a España y prosperan".

En este punto, sí que ha subrayado que hay que distinguir entre asilo e inmigración ilegal por motivos económicos. "No se puede favorecer que las mafias utilicen a niños, no podemos ser cómplices de estas mafias que arrancan a los niños de estos países y los suben en una lancha para trata", ha añadido.

Contador