'Mujeres de Negro contra la Guerra' se manifestará mañana "de negro y en silencio" contra el conflicto armado colombiano

Actualizado 26/04/2008 15:11:19 CET

Exigen a Uribe que permita el acuerdo humanitario, y a la guerrilla que dejen de usar el secuestro y las violaciones como arma de guerra

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

La organización Mujeres de Negro contra la Guerra, con el apoyo de la Secretaría Confederal de la Mujer de CC.OO., ha convocado para mañana una concentración en Madrid para protestar contra el conflicto armado en Colombia y sus efectos en la población civil, en especial en las mujeres, jóvenes y niñas.

Las convocantes, que invitan a la población a acudir a la Plaza Mayor a partir de las 12.00 horas vestidos "de negro y en silencio", aseguran que ese conflicto armado tiene efectos particulares sobre las vidas de mujeres, jóvenes y niñas en la medida en que las formas de discriminación y violencia de género se exacerban y recrudecen.

"Además de todas las formas y métodos de tortura aplicados al conjunto de la población, las mujeres sufren humillaciones y violaciones particulares relacionadas con su pertenencia de género. Están sometidas a la intimidación, al maltrato y la amenaza", denuncian.

Así, precisan que en medio de los contrastes de Colombia y la barbarie de la guerra, miles de mujeres campesinas, urbanas, indígenas, afrodescendientes, profesionales, jóvenes, académicas, sindicalistas, feministas "vencieron el miedo" y han constituido un gran movimiento social de mujeres contra la guerra.

MUERTOS, DESPLAZADOS, SECUESTRADOS Y DESAPARECIDOS

Esas mujeres recuerdan que en los últimos 20 años el conflicto se ha cobrado la vida de al menos 70.000 personas, la gran mayoría de las cuales eran civiles que no tomaban parte en las hostilidades, además de causar más de tres millones desplazados, cientos de secuestrados y miles de desaparecidos.

Sobre muchas de las ayudas internacionales que llegan a Colombia, critican que lejos de resolver el conflicto y parar el narcotráfico, "agudizan" la guerra y el deterioro de las condiciones de vida de la población que, según advierten, está siendo "fumigada, masacrada, secuestrada y desterrada" de sus territorios.

En este punto, las convocantes denuncian que con su política de seguridad democrática, el presidente, Alvaro Uribe, se ha contribuido a empeorar la situación de inseguridad en el país por la creciente militarización de la vida civil "y, lo que es peor, les presiona a involucrarse en el conflicto por parte de los actores armados".

PETICIONES A URIBE Y A LA GUERRILLA

Por un lado, las convocantes exigirán al Gobierno de Alvaro Uribe que ponga fin a la militarización social que vive el país, que cumpla sus obligaciones y que muestre la voluntad para alcanzar un acuerdo humanitario con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia para el intercambio de los secuestrados por guerrilleros presos.

Además, pedirán a las guerrillas que no insistan en la utilización del secuestro y las violaciones sexuales como armas de guerra, y que muestren su voluntad política por llegar a una salida política y negociada al conflicto, "para que cese la degradación y el impacto negativo sobre la población civil".

Por último, aprovecharán para pedir nuevamente al Gobierno español que en el caso colombiano aplique la cláusula de condicionalidad en materia de Derechos Humanos para sus acuerdos comerciales, tras concluir que rechazan todo tipo de cooperación y acuerdos de carácter militar o venta de armamento.