Publicado 03/06/2020 11:52:23 +02:00CET

Mujeres víctimas de trata en Madrid han confeccionado mascarillas contra el virus en el confinamiento

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, observa cómo trabajan en su visita al centro de formación de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP)
La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, observa cómo trabajan en su visita al centro de formación de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Mujeres víctimas de trata en la capital han confeccionado durante el confinamiento mascarillas contra el coronavirus dentro de un programa de formación de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP).

Hasta allí se ha acercado este miércoles la vicealcaldesa, Begoña Villacís, quien ha destacado que durante la fase más crítica de la pandemia se ha pensado en personas mayores, niños, en la economía... pero "estaba la prostitución y mujeres que se han visto en la calle se han visto desprotegidas".

Villacís ha puesto en valor que APRAMP "da alternativa de verdad a las mujeres, pues no consiste solo en sacarlas de sus tratantes, sino que les encuentran alternativa profesional; es una manera de salir de la trata, llevan muchos años en esto, y consiguen que quien se sale de aquí salga de esta pesadilla".

A este respecto ha indicado que el Gobierno municipal va a combatir la trata "con todas las fuerzas" y que se pondrá en marcha "el proyecto Concepción Arenal contra la trata".

Desde APRAMP, Rocío Mora ha lamentado que estas "mujeres esclavizadas han sido las grandes invisibilizadas" en el confinamiento, y que han conseguido trasladar a 37 de estas mujeres "a otros lugares". Mora ha indicado que "la trata no deja de ser una forma de violencia contra la mujer, y todos los políticos tienen que estar a una y luchar, porque sino son cómplices de la compraventa".

Ha asegurado que España es el "primer país europeo que demanda a niñas y mujeres para ser introducidas en calles, pisos y polígonos, y el tercer país a nivel internacional según un estudio de 2011".

"La clave contra la esclavitud es ir contra los victimarios. Aquí hay mujeres supervivientes que desarrollan proyectos para salvar a otras mujeres. Doce mujeres en cada uno de los itinerarios. Es la manera de luchar, porque si no se dan alternativas, la espiral de la trata no finaliza", ha concluido.

Para leer más