Publicado 27/12/2013 18:14CET

Nueve mujeres han renunciado a sus bebés a través del Protocolo regional contra el Abandono, pero ninguna en 2012 y 2013

Cartel del Protocolo
COMUNIDAD DE MADRID

Es un servicio público que pretende ofrecer una alternativa segura en la renuncia al cuidado de un hijo

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Protocolo contra el Abandono de recién nacidos de la Comunidad de Madrid ha recibido desde su apertura en 2009 nueve bebés de madres que han renunciado a ellos, pero ninguno en los dos últimos años, según datos de la Consejería de la Asuntos Sociales a los que ha tenido acceso Europa Press.

Este recurso regional pretende evitar, entre otros, casos como el ocurrido esta semana en el madrileño barrio de Canillejas, donde una mujer arrojó a su bebé por la ventana porque no quería o no podía hacerse cargo de él.

En todo este tiempo la Comunidad de Madrid ha ayudado también a 62 mujeres a través de este protocolo, un servicio público creado conjuntamente con jueces y fiscales madrileños y con el Defensor del Menor, cuyo objetivo es ofrecer una alternativa segura, anónima y responsable a aquellas madres que deseen renunciar al cuidado de sus hijos y no sepan qué hacer para ello.

La Comunidad de Madrid cuenta con un mecanismo pionero y gratuito para que todas aquellas mujeres que puedan encontrarse angustiadas porque crean que no pueden hacerse cargo de su hijo sepan que tienen un recurso a su disposición y, sobre todo, alguien que las va a escuchar, orientar y ayudar.

Las madres que han acudido a este programa están en situación de riesgo social. Se trata mayoritariamente de madres inmigrantes, en situaciones de marginación, pobreza severa, desempleo, problemas de salud mental, discapacidades, conflictividad familiar, circunstancias todas ellas que imposibiliten el cuidado de los niños y acarreen su entrega en adopción.

Según han explicado desde el departamento que dirige Jesús Fermosel, la entrega del bebé no tiene consecuencias legales ni administrativas para la mujer. Es un proceso de carácter confidencial que evita su conocimiento en el entorno social y laboral de la mujer, dado que sus datos están sujetos a reserva.

El Protocolo contra el Abandono de Bebés de la Comunidad de Madrid se activa a través de una simple llamada a los teléfonos gratuitos de emergencias 012 y 112, que de manera inmediata desplaza a una unidad de Emergencia Social de la Comunidad de Madrid, al lugar exacto que la mujer indique para entregar a su bebé en adopción, en caso de que no haya podido formalizar, por cualquier motivo, la renuncia en el centro sanitario.

La unidad de Emergencia Social dispone de un equipo de atención social especializada dotado de trabajadores sociales y psicólogos y es un servicio que está disponible las 24 horas del día los 365 días del año. El primer contacto telefónico y el asesoramiento que lleva aparejado resulta vital, ya que en muchas ocasiones ayuda a tranquilizar a las mujeres y a reconducir posibles decisiones de abandono.

Nada más producirse la entrega del pequeño, los profesionales de Emergencia Social trasladan al bebé a un centros hospitalario de la Comunidad de Madrid para que un equipo médico supervise su estado de salud e inmediatamente se activa el Programa de Acogimiento de Urgencia, que cuenta con una decena de familias disponibles en todo momento para hacerse cargo de un pequeño en una situación de emergencia, como puede ser la renuncia de una madre al cuidado de su hijo.

Precisamente, el Gobierno regional puso en marcha a comienzos de 2009 el Programa de Acogimiento de Urgencia como alternativa al ingreso de menores en situación de desamparo en residencias infantiles durante el tiempo que transcurre hasta que se resuelve su situación y se adopta para él una medida de protección más estable, ya sea el regreso con su familia biológica, un acogimiento familiar permanente o una adopción.

Desde que se creó este programa se ha evitado que 27 pequeños ingresaran en un centro infantil, de los cuales 18 han vivido con una familia de acogida de urgencia en 2011, según datos regionales.

El siguiente paso, resueltos los trámites administrativos y judiciales, sería la entrega en adopción del pequeño. En caso de que la madre biológica se retracte de su decisión de renuncia de su hijo en el plazo legalmente establecido para ello, se estudiaría la alternativa más adecuada para en menor.

SÓLO UNA LLAMADA RECIBIDA ESTE AÑO

Con la aplicación de este protocolo se atendió en 2009 a cinco bebés, de los cuales tres fueron dados en adopción y los otros dos permanecen en régimen de acogida temporal con familia extensa. El Protocolo a 33 mujeres.

Por otro lado, en 2010 se atendió a 13 mujeres y fue necesario activar el protocolo en un caso, el niño ingresó en un centro de acogida para su posterior adopción.

Ya en plena crisis económica, en 2011 fueron atendidas por este programa un total de 14 mujeres atendidas y fueron finalmente entregados tres bebés entregados. En cambio, en 2012 y 2013 el Protocolo recibió una llamada cada año y ningún bebé entregado.