20 de febrero de 2020
 

Paco González y su familia relatan la "pesadilla" vivida tras la agresión de una fan

Actualizado 11/03/2014 15:13:15 CET

"Ha sido muy duro", señala la mujer al concluir la comparecencia

   MÓSTOLES, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El periodista deportivo Paco González, su mujer y su hija han relatado esta mañana ante la juez de Instrucción número 5 de Madrid la pesadilla vivida el pasado 5 de febrero con motivo de la brutal agresión que sufrieron madre e hija a manos de una fan del locutor, reconociendo la esposa que ha sido "muy duro" ofrecer el testimonio de los momentos vividos en los que casi pierde la vida.

   Como una familia unida, el locutor ha llegado de la mano de Maite, su esposa, y junto a su hija María de 19 años a las 9.15 de la mañana al estar citados a las 9.30 horas. Al ser preguntados a las puertas de esta sede judicial, Maite ha señalado a los periodistas que se encuentra "un poquito mejor".

   Tras declarar durante varias horas, los tres han salido acompañados por su abogado sin contestar a las preguntas de los medios concentrados, dado que la magistrada les ha prohibido comentar el contenido de lo declarado. No obstante, la esposa de Paco ha señalado que ha sido "muy duro" recordar lo vivido. A preguntas sobre sus lesiones físicas y psicológicas, Maite ha contestado que van mejorando.

   El pasado 5 de febrero, una pareja le abordó a ella y a su hija en el coche cuando acababan de dejar a su hijo en un colegio de Boadilla. Lorena G., vallisoletana de 25 años, asestó varias puñaladas a Maite durante un forcejeo en el que ésta intentaba zafarse de su agresora. La hija también resultó herida. El novio de Lorena, un donostiarra de 30 años, le ayudó a planificar el asesinato.

   Gracias a varios vecinos de Boadilla, la Policía local de esta localidad pudo detener a los agresores momentos después de la brutal agresión. La detención se realizó en colaboración de la Guardia Civil, que se ha encargado de la investigación de los hechos.

   Los agresores, Lorena e Ivan T., cumplen prisión preventiva desde el pasado 8 de febrero. La magistrada les acusa de intento de asesinato. Ambos se negaron a declarar ante la juez, que les imputa ese delito por el plan que habían urdido para acabar con la vida de la esposa del periodista.