Periodistas que sufren insultos en redes sociales animan a denunciar y sienten falta de apoyo por "no ser de izquierdas"

Encuentro de periodistas en la 'Sala Tuits' del PP de Madrid
PP DE MADRID
Publicado 30/10/2018 21:33:34CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Varios periodistas que han sufrido insultos y amenazas, incluso de muerte, en redes sociales han animado a los ciudadanos que también las padecen a denunciar este tipo de comportamientos, al tiempo que se quejan de que ellos no han recibido apoyos de determinados colectivos por "no ser de izquierdas".

En un encuentro en la 'Sala Tuits', organizada por el Partido Popular, en la que se ha abordado el tratamiento inadecuado que sufren las personas son atacadas e insultadas en redes sociales por manifestar sus ideas, la periodista Raquel Sanz y viuda del torero Victor Barrio se ha referido a los insultos y amenazas que ha recibido durante años en redes sociales y que se incrementaron con el fallecimiento de su marido por pertenecer al mundo taurino.

Así, ha llamado a los ciudadanos a denunciar, al igual que hizo ella con la ayuda de la Fundación Toro de Lidia, las injurias y abusos que se reciben a través de las redes sociales. Para ella, "es la única manera de acabar con la situación y que no se vuelva a repetir".

En la misma línea, el informador Cake Minuesa ha indicado que la sociedad "tiene la obligación" de "apretar" a los 'lobbys' que insultan y se esconden en los perfiles anónimos de las redes sociales. Asimismo, ha afirmado que "solo de ese modo se ganará la batalla".

Por su parte, periodista David Enguita ha relatado su situación personal y las amenazas físicas y verbales, así como las amenazas de muerte, que tanto el como su pareja han recibido desde hace dos años y medio.

Ha asegurado que "nunca" ha recibido apoyo de los colectivos LGTB porque "él no era de izquierdas". Además, ha insistido de nuevo en la idea de denunciar aunque en ocasiones sea "más doloroso porque no te creen".

Al acto también ha asistido la periodista Cristina Seguí, que ha expuesto la situación que vivió cuando fue agredida en una manifestación en Valencia por "ultras" de Compromís. Ha denunciado que ningún colectivo feminista denunció la situación porque "tampoco era de izquierdas".

También ha enumerado una serie de casos de agresiones que no han recibido condena política porque están "respaldados por grupos de extrema izquierda". Asimismo, ha asegurado que "lo peor" es tener "que defenderte por ti sola porque nadie te crees porque no eres de izquierdas".