La Policía abre investigación para aclarar la muerte ayer de un 'alucinero' por el disparo de un agente en Madrid

Lugar del robo
GOOGLE
Actualizado 22/12/2018 12:28:58 CET

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Brigada de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid ha abierto una investigación para aclarar la muerte ayer de un 'alunicero' por el disparo de un agente durante un atraco en el distrito de Salamanca, ha confirmado a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los hechos se desencadenaron sobre las 5 de la madrugada de este viernes en la peluquería Marco Aldany situado en las confluencias de la calle Diego de León y Núñez de Balboa. Un grupo de 'aluniceros' a bordo de dos vehículos llegaron provistas de mazas con la intención de robar la caja de bitcoins (dinero virtual) que guardaba el establecimiento.

Pero hasta mientras se estaban llevando la caja de caudales se toparon dos dotaciones policiales. Los agentes, tras repeler una agresión, realizaron un disparo con una escopeta reglamentaria, que impactó contra uno de los ladrones. Todos huyeron en los dos vehículos.

Minutos después, sobre las 5.15 horas, unos individuos, presuntamente los mismos 'aluniceros', dejaron al herido a las puertas del Hospital Virgen de la Torre de Vallecas y huyeron precipitadamente del lugar. El joven presentaba tres heridas por arma de fuego (el impacto de bala y los producidos por las postas) en la espalda y se encontraba en parada cardiorrespiratoria.

El propio personal del centro hospitalario, ubicado en la calle Puerto de Lumbreras, empezó a atenderle y, posteriormente, con la llegada del Samur-Protección Civil, comenzaron las maniobras de reanimación cardiopulmonar Tras realizar estos trabajos 30 minutos, los sanitarios sólo pudieron confirmar su fallecimiento.

La Policía ha abierto una investigación para esclarecer la muerte del 'alunicero', que fue identificado como Juan Manuel R.G., de 34 años, al que le constaban 32 detenciones previas, la mayoría por delitos contra el patrimonio y uno por homicidio imprudente.

Los agentes de Homicidios han hablado con el agente que efectuó el disparo con la escopeta, un policía de 40 años destinado en la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana. Según fuentes de la investigación, el oficial, disparó la escopeta (que suelen utilizar para dispersar a manifestantes) porque pensaba que solo tenía cartuchos de fogueo, con el objetivo de intimidar a los ladrones.

El policía y el resto de los participantes en los hechos ya han declarado en la Brigada. El autor del disparo no ha sido detenido. La escopeta, una Franchi SPS-350, que está siendo analizada por la Policía Científica. Se busca a los compinches del fallecido.

Contador