Publicado 12/09/2022 14:38

Los presuntos asesinos de Denisa se aferran a la falta de pruebas de peso para defender su inocencia

Mario T., uno de los acusados en el juicio por el crimen de Denisa Dragan
Mario T., uno de los acusados en el juicio por el crimen de Denisa Dragan - EUROPA PRESS

La acusada amenazó de muerte a Denisa a través de las redes sociales: "No voy a parar hasta verte muerta"

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Rocío M. y Mario T., acusados del asesinato de una adolescente de 17 años en Alcorcón, defienden su inocencia en el crimen ante la supuesta falta de carga probatoria que apuntale su vinculación en los hechos a pesar de que la víctima delató a la acusada durante una conversación telefónica que mantenía en el momento de las puñaladas.

El juicio ha arrancado esta mañana con la conformación del Jurado Popular que enjuiciará los hechos objeto de la acusación por un delito de asesinato. Tras la selección de los miembros del Tribunal, la Sala ha escuchado los informes previos a la vista en el que las partes han expuesto sus conclusiones provisionales.

Rocío M. y su expareja Mario T., quienes en la sala no se han dirigido la mirada, se enfrentan a una petición fiscal de 26 y 20 años de cárcel por un delito de asesinato, el segundo en concepto de cooperador necesario. La acusación particular eleva la petición de penas a 32 y 28 años de cárcel.

Mario T. ha llegado a la sede judicial a pie y sin hacer declaraciones a los medios. En contra de su expareja, está en libertad provisional, una situación procesal a la que se opone el abogado de la familia, el letrado Marcos García Montes, al quebrantar a su juicio el principio de igualdad ante la ley.

El juicio se retomará el próximo miércoles con la prueba testifical, mientras que los acusados declararán ante el Tribunal el próximo miércoles al modificarse la agenda previa de la vista.

En su exposición, el letrado que defiende a la acusada ha expuesto que su clienta "no es responsable de los hechos", si bien ha apuntado que de forma subsidiaria en el caso de que sea condenada solicita que se contemple una atenuante por adicción a las drogas.

AUSENCIA DE PRUEBAS

En la misma línea, la letrada que lleva la defensa de Mario T. ha defendido su inocencia ante la ausencia de indicios, insistiendo al tribunal que "una sospecha no justifica una condena". "Esto no es un plató de televisión y hay que evitar los juicios paralelos. Tiene que haber pruebas de peso", ha reseñado.

Frente a ello, Marcos García Montes ha recordado que a Denisa "la matan con un teléfono en la mano", en alusión a la conversación en la que delató a su asesina cuando hablaba con una amiga al grito de "qué estás haciendo Rocío".

El letrado de la acusación particular sostiene que una de las líneas de investigación es que al parecer Mario T. habría confesado a una tercera persona que agarró a la víctima por la espalda mientras Rocío le asestaba las puñaladas.

Según el fiscal, el acusado se limitó a trasladar en el coche a Rocío hasta el lugar de los hechos, sabiendo sus intenciones con la víctima y "a pesar de la situación de agresividad de su entonces pareja".

QUIEREN JUSTICIA, NO VENGANZA

A su llegada, el abogado de la familia ha señalado que la familia de la víctima está contenta por la celebración de la vista oral, ya que llevan "tres años peleando" por la imputación de la expareja de Denisa y de la asesina. "Queremos Justicia y no venganza", ha dicho.

"Queremos que salga la verdad porque ha habido presiones a testigos. La acusada ha sido muy conflictiva en prisión", ha destacado el letrado en alusión a los numerosos expedientes disciplinarios abiertos a Rocío a su paso en diferentes penitenciarios donde habría agredido a funcionarias e internas.

García Montes ha incidido en que la estrategia de la defensa pasa por alegar que la acusada sufría una alteración psiquiátrica en el momento de los hechos que la eximiría de responsabilidad penal, un extremo al que se opone al padecer un trastorno límite que no impide que tenga una imputabilidad plena.

"Sabía y quería lo que hizo", ha aseverado. Además, el abogado solicita que Mario ingrese en prisión conforme al principio de igualdad ante la ley dado que a pesar de la petición de 20 años de cárcel a la que se enfrenta está en libertad provisional.

Respecto a su participación en los hechos, existen dos versiones que sitúan al joven en el escenario del crimen. Por un lado, sería la persona que llevó a Rocío hasta el local donde se encontraba la víctima y, por otra, habría incluso agarrado por la espalda a la joven fallecida mientras Rocío la asestaba dos puñaladas mortales.

A la 'Golosina', como se conoce a la acusada, se la juzgará por un delito de asesinato, acoso moral y dos delitos de amenazas, mientras al que al que fuera su pareja por asesinato en concepto de cooperador necesario.

El informe forense refleja que cuando la acusada asestó dos puñaladas a la víctima en el abdomen presentaba un trastorno "límite" de personalidad "y un patrón abusivo de consumo de sustancias, pero que dichas alternaciones no afectan sus capacidades cognitivas y volitivas en relación a los hechos".

Denisa, que tuvo como pareja al acusado, murió de un puñalada la noche del 25 de noviembre de 2018 en la confluencia de la calle Desmonte con la calle Cuenca de Alcorcón. La joven estaba en un local cuando alguien llamó a la puerta.

Nada más abrir, recibió la agresión mortal. La Policía encontró el arma homicida en un contenedor cercano a la calle donde sucedieron los hecho.

AMENAZAS MORTALES

Según el fiscal, meses antes recibió amenazas de muerte por parte de la acusada a través de mensajes de WhatsApp y llamadas efectuadas con número privado.

Alguno de los mensajes no solo tenía como objetivo molestar o perjudicar a la fallecida, "sino que tenían el propósito directo de amedrentarla". Y es que la acusada le amenazaba a través de las redes sociales "y le decía que no iba a parar hasta verla muerta".

Así, el 2 de septiembre de 2018 le envió a la expareja de su novio el siguiente mensaje: "Te voy a romper la cabeza por todo lo que me has llamado sin conocerme, vale. Tú me has llamado yonqui, me has llamado come bolsas (...) Voy a ir y te voy a matar, y ya está. Y aunque no te mate, te voy a pegar y hasta que no te dé lo tuyo no voy a parar porque yo soy así".

Una amiga testificó ante la juez que en el momento de los hechos estaba hablando con la víctima por el móvil y le escuchó comentar: ¡Rocío, qué vas a hacer!.

Rocío, de 19 años, fue arrestada en el municipio de Ventas de Retamosa, en Toledo. Usó a Mario, su entonces pareja, como coartada alegando que el día del crimen estuvo con él toda la noche en el coche.

Contador

Más información