Actualizado 24/06/2007 12:51 CET

PSM.- Robles alienta a las familias políticas a constituirse como corrientes legalizadas dentro del partido

Niega las críticas sobre las intromisiones de Ferraz porque "el PSM no es un partido dentro de un partido"

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Fuenlabrada y miembro de la gestora que dirige el Partido Socialista de Madrid (PSM), Manuel Robles, afirmó hoy que las diferentes familias políticas existentes dentro de la agrupación regional deberían constituirse como "corrientes políticas" legalizadas dentro del partido, de la misma forma que ya lo es Izquierda Socialista.

"Estos grupos tendrían que constituirse como corriente de opinión con toda la protección y derechos que prevén los Estatutos", dijo Robles en declaraciones a Europa Press, respecto a los distintos grupos que se hacen llamar 'guerristas' o 'socialdemócratas'.

"Los estatutos federales del Partido, por lo tanto, la máxima expresión estatutaria, permiten las corrientes de opinión, como lo prueba la existencia de Izquierda Socialista, aprobada en el Congreso Federal. Esa es la vía, pero lo que pasa es que sólo esta corriente es la que ha utilizado los instrumentos legales estatutarios del partido", explicó.

"El resto son grupos de personas que coinciden en torno a un nombre y a una forma de entender la política, sin estar reconocidos estatutariamente como corrientes de opinión. Si ellos creen que tienen una forma de actuar diferente, lo que tienen que hacer es dar el paso como lo ha hecho Izquierda Socialista (...) No hay que cambiar nada. Que haya corrientes políticas legalizadas es bueno, y enriquecedor dentro de la pluralidad del entender el socialismo", opinó el alcalde de Fuenlabrada.

"Yo he pertenecido a Izquierda Socialista. Me parece un activo dentro del Partido. Lo que no parece lógico ni me agrada es que se constituyan los que se ha venido a denominar las familias. No soy partidario", agregó Robles.

INTROMISIÓN DE FERRAZ

Por otra parte, Robles rechazó la crítica tantas veces repetida de que los problemas electorales del PSM radican en las frecuentes intromisiones de Ferraz, que han llevado al nombramiento de Trinidad Jiménez o Miguel Sebastián al frente de las dos últimas candidaturas al Ayuntamiento de Madrid, ambas derrotadas por el PP.

"No somos un partido dentro de un partido. Llevo militando desde 1977 y, desde esa fecha, oigo hablar de ello. El PSOE es un partido nacional, no es una federación de partidos. Es normal que Ferraz use su influencia para buscar lo mejor para Madrid, Valencia o Euskadi", consideró. "Me parece razonable que Ferraz opine, es un modelo de hacer un partido", añadió.

Asimismo, el alcalde de Fuenlabrada destacó que el descalabro del PSOE el 27-J en Madrid no es un hecho nuevo, puesto que ya en 1995 obtuvo resultados muy semejantes, cuando bajó un 29% de los votos, y ello, a pesar de que estaba en el Gobierno. Según explicó, el PSM tiene que buscar una nueva reordenación estratégica y de liderazgo para recuperar el porcentaje de ciudadanos que no se ha movilizado en estas elecciones, puesto que, a su juicio, el problema radica en que el votante del PSOE es más crítico que el del PP y en ocasiones decide no votar. "Madrid es sociológicamente de izquierdas", insistió.

Por otra parte, Robles aseguró que éste no es el momento de decidir si el futuro secretario general del PSM, que sustituirá a Rafael Simancas, será también el próximo candidato a las elecciones regionales de 2011. "Ese tema no toca ahora porque este partido tiene que recomponer la situación, armar una ejecutiva nueva, eficaz, que ilusione a la sociedad madrileña", apuntó.

En este sentido, y respecto al dimitido Miguel Sebastián, que renunció a recoger su acta de concejal tras perder 3 escaños, Robles dijo que "no hay que condenar a nadie. "Miguel Sebastián puede haber cometido algún error pero también ha tenido aciertos. No hay que excluir, hay que incluir a todo lo positivo y la próxima Secretaría General deberá ver si piensa que Sebastián es un activo a nivel general".

El alcalde fuenlabreño y miembro de la gestora del PSM apuntó que el documento político del Congreso extraordinario del 27 y 28 de julio será fundamentalmente una "proyección de futuro", pero no intentará buscar responsabilidades sobre el pasado. El texto, del que han sido encargados tres miembros de la gestora, será debatido por las agrupaciones sin ocultar el discurso de los candidatos a la Secretaría General.