TSJM reclama mayor planta judicial, más tecnología y soluciones estructurales para evitar un "horizonte incierto"

Actualizado 22/07/2019 17:55:28 CET
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM)
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) considera que la planta judicial de la región es "claramente insuficiente", reclama la implantación de la tecnología digital en todas las secciones judiciales y habla de "horizonte incierto" si no se acometen medidas ante la alta carga de trabajo que soportan los juzgados de Madrid.

   Así lo indica la memoria anual relativa al ejercicio 2018 que ha presentado este lunes el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Celso Rodríguez Padrón, para recalcar que este documento aborda distintos factores, como la "desproporción de la planta judicial con respecto al volumen de asuntos que soporta".

   El documento alude a que la memoria del TSJM de 2017, al referirse en general a la pendencia de asuntos, ya apuntaba a una "fatiga del sistema, incapaz ya de hacer frente a una litigiosidad creciente, no solo en cantidad sino también en dificultad".

   Sin embargo, para el año en curso estaba prevista solo la creación de nueve plazas en el ámbito del Tribunal Superior de Justicia (dos plazas en la Audiencia Provincial, dos en los Juzgados de 1ª Instancia, tres en los Juzgados de lo Social y dos en los Juzgados de lo Mercantil), "una carencia estructural" que la Sala de Gobierno compensa con la articulación o propuesta de medidas de refuerzo para los órganos "más saturados".

   "Soluciones en todo caso insuficientes, que evidencian (por su frecuencia e intensidad) de manera incontestable la inaplazable necesidad de crecimiento de la planta judicial", recoge la memoria.

   El presidente del TSJM ha indicado que la región presenta una planta judicial "absolutamente desfasa" y en proporción a la población equivalente a la que se tenía en el año 1988, pese al "ingente" volumen de asuntos judiciales. "Aquí reside el primero y el principal problema de la lentitud de la Justicia en España", ha remachado.

   Durante el año 2018 se registraron en los órganos judiciales del ámbito del Tribunal Superior de Justicia de Madrid un total de 836.684 asuntos, lo que significa un 3,8 por ciento más que el año anterior, mientras que los que se resolvieron fueron 823.607, con un ascenso del 1,5 por ciento.

   Al respecto, han quedado pendientes al finalizar el año 328.395 asuntos, cifra superior en un 6,7 por ciento a los 307.738 existentes a inicios de año.

   Con este volumen de actividad, el TSJM indica que a nivel autonómico, solo Andalucía, con unos ingresos anuales de 1.241.138 asuntos y la de Cataluña, con una entrada de 935.610 asuntos, superan a la de Madrid.

   Al respecto, el TSJM estima que las necesidades de planta y creación de órganos judiciales para 2019 que remitieron al Consejo General del Poder Judicial, son 88 órganos unipersonales y 39 plazas de magistrado.

   "La realidad, sin embargo, nos sitúa ante un horizonte cuando menos incierto en el tiempo, y que hasta tanto se culmine -si es que llega   culminarse-- precisa de manera inaplazable otras soluciones que permitan poner freno a la permanente evolución al alza de la carga de trabajo judicial", expone el documento.

   En este punto, apunta a que el sistema, sobre su estructura actual, adolecerá de carencias que "no permiten vislumbrar desde un punto de vista realista una mejora tangible a corto plazo", pues se trata de deficiencias estructurales.

   Al respecto, ha aludido a la modernización de la administración judicial y a una realidad que también presenta problema en este sentido. "Debemos dejar constancia de lo difícil que resulta comprender la disparidad de sistemas informáticos que existe entre los distintos territorios del Estado", detalla la Sala de Gobierno.

   También apunta que la política de "papel cero" no puede acomodarse al "simple escaneo" de los documentos que integran el expediente judicial. Por el contrario, debe tender a la formación de un verdadero expediente digital, que vaya construyéndose, al menos en su mayor parte, de forma "informatizada y dinámica".

   "La apuesta, sin duda irrenunciable en una Justicia actual, merece de un proceso de implantación que no precipite resultados a costa de disfunciones", recoge la memoria del TSJM para aludir a las necesarias condiciones de seguridad para aplicar dichas mejoras tecnológicas.

   Durante su comparecencia, Rodríguez Padrón ha lamentado por ejemplo que la Sala de lo Civil carece de aplicación informática y todo se tramita "en papel" mientras que las Salas de lo Penal de la Audiencia Provincial se siguen trasladando los tomos en papel.

   El presidente del TSJM ha asegurado que la situación de los órganos judiciales se define en un "retraso tecnológico inaceptable", para cargar con la incompatibilidad de sistemas informáticos entre distintas autonomías.

   En este aspecto, los "básicos" sistemas informáticos impiden que España tenga una "Justicia del siglo XXI" como revela que el objetivo del "papel cero" sea una "lejana aspiración en muchos órganos judiciales", que no solo simboliza los armarios y archivos sino que "arrastra" problemas de rapidez en la resolución de asuntos.

Contador