UPyD dedica su primera semana de campaña a luchar por seguir en las instituciones como partido "útil"

Actualizado 15/05/2015 9:00:59 CET

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

UPyD ha dedicado su primera semana de campaña electoral a la Asamblea de Madrid y el Ayuntamiento de la capital con la esperanza de sobreponerse a las encuestas y mantener su representación en ambas instituciones destacando que son un partido "útil" que conoce de verdad Madrid y sus problemas, tras el trabajo de los últimos cuatro años.

Ambas candidaturas están centrando buena parte de su campaña en su papel en las instituciones para combatir el "despilfarro" y la corrupción, sacando a la luz tramas como la de las 'tarjetas black' de Caja Madrid, y comprometiéndose a no llevar ningún imputado en sus listas electorales.

Tanto de cara a la Asamblea como al Ayuntamiento, la formación magenta es consciente de que se ha visto afectada por dos factores: el ascenso de Podemos desde las elecciones europeas de mayo de 2014 y el conflicto entre UPyD y Ciudadanos a nivel nacional, que se tradujo en la dimisión de altos cargos de la formación de Rosa Díez y el trasvase de algunos de sus candidatos al partido liderado por Albert Rivera.

En este sentido, el candidato a la Alcaldía David Ortega ha hecho público que Ciudadanos se puso en contacto con él para incluirle en su formación, algo que rechazó porque es "fiel" a su partido pese a que vislumbra un "horizonte triste". Sin embargo, incide en que su partido ha hecho un trabajo en el Consistorio "honesto y honrado" y "enormemente útil" que "ha cambiado el Ayuntamiento después de dos décadas".

Por su parte, el cabeza de lista a la Asamblea de Madrid, Ramón Marcos, incide en su campaña en que la formación magenta debe ser "decisiva" para que se lleven a cabo medidas como la contratación de 6.000 médicos, la implantación de la educación gratuita a niños de entre 0 y 3 años o que los autónomos no paguen cuotas de la Seguridad Social en su primer año de actividad. "Seremos la garantía de que no se despilfarre y de que el dinero público se destino a lo importante, a crear riqueza", manifestó durante la apertura de la campaña electoral.

Además, UPyD realizó una precampaña con iniciativas diferentes a lo acostumbrado, como dar 'micromítines' en los vagones de Metro de Madrid; la iniciativa 'Desenchufa al corrupto', que recorrió diversos municipios de Madrid implicados en escándalos de corrupción; la propuesta 'Un ciudadano, una idea', en la que recogieron peticiones de la ciudadanía para conformar su programa electoral; y la implantación de un 'iglú' en diversos puntos del centro de Madrid sin las siglas del partido para poder hablar con los vecinos que se acercaban.

DESPLOME EN LAS ENCUESTAS EN SÓLO UN AÑO

El partido se ha desplomado en las encuestas en el último año pese a la evolución positiva entre 2011 y mediados de 2014. Así, a nivel de la Asamblea de Madrid, la candidatura liderada por Luis de Velasco en las elecciones autonómicas de 2011 logró 8 escaños, con un 6,32 por ciento del voto. La desafección hacia los dos grandes partidos, PP y PSOE, hizo que las encuestas otorgaran a UPyD una intención de voto de entre 16 y 19 escaños en 2013. Sin embargo, en 2014 la horquilla bajó hasta un mínimo de 11 asientos cuando Podemos empezó a ser incluida en los sondeos.

En el cuarto trimestre de 2014 se produjeron las negociaciones entre Ciudadanos y UPyD a nivel nacional, que rompería Rosa Díez. El eurodiputado magenta Sosa Wagner fue relevado por el partido por pedir este acuerdo en agosto de 2014, tras lo que se han ido sucediendo bajas como los diputados Irene Lozano y Toni Cantó tras la caída electoral de la formación en las autonómicas andaluzas.

De hecho, el propio portavoz de UPyD en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, que anunció en septiembre de 2014 que no se presentaría a las primarias de su formación por una "razón estrictamente personal" y no "ideológica", anunció tras las elecciones andaluzas que abandonaba el partido. Aunque rectificó a las pocas horas, finalmente dimitió del Consejo de Dirección de la formación por "coherencia" tras "perder dos votaciones en el Consejo de Dirección".

Ya en 2015, de las encuestas sobre la candidatura encabezada por Ramón Marcos sólo la del diario El País de febrero de 2015 le han dado representación. En la encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se le otorga un porcentaje de intención de voto superior al 2,5 por ciento, con un 3,2, pero necesitan un mínimo del 5 por ciento para tener representación en la cámara regional. "Siempre duplicamos los datos del CIS", advirtió Marcos en la apertura de campaña, no obstante.

Un proceso similar ha atravesado la formación magenta en el Ayuntamiento de Madrid. Tras lograr 5 concejales en las municipales de 2011 bajo el liderazgo de David Ortega, las encuestas le han llegado a dar hasta 4 puntos más de intención de voto y siete concejales hasta 2014, cuando empezó a caer. Las realizadas durante 2015, como la encuesta preelectoral del CIS, ya no le dan representación en el Consistorio al no lograr el 5 por ciento mínimo establecido.

Para leer más