1 de junio de 2020
 
Publicado 20/05/2020 16:24:40 +02:00CET

URJC espera tener un borrador del nuevo protocolo contra el acoso a final de curso y aprobarlo el que viene

Fachada exterior del edificio del Rectorado de la Universidad Rey Juan Carlos en el Campus de Alcorcón, Madrid.
Fachada exterior del edificio del Rectorado de la Universidad Rey Juan Carlos en el Campus de Alcorcón, Madrid. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

Será sometido a consulta pública para que el proceso de elaboración sea participativo

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) contará el curso que viene con un nuevo protocolo contra el acoso y espera tener antes de que termine el actual periodo académico un borrador redactado del mismo, que será sometido a consulta a la comunidad universitaria para que realice aportaciones.

Así lo ha indicado a Europa Press el vicerrector de Calidad, Ética y Buen Gobierno de la institución, Manuel Gértrudix, para recalcar que el protocolo contra el acoso actualmente aprobado por la URJC data del año 2012 y que "lógicamente y con el paso de los años tiene que ser renovado" a los ajustes normativos.

El protocolo vigente está vinculado sobre todo al espíritu de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y al Estatuto Básico de los Trabajadores, pero también recoge "todos los tipos de acoso" desde el ámbito laboral pero también por otro tipo como el sexual y el resto de abusos tipificados.

La institución, ha explicado el vicerrector, entendía que este protocolo no recogía de forma totalmente conveniente las situaciones que se puede dar entre el colectivo estudiantil, que es el mayoritario en la universidad.

En consecuencia, y recogiendo el sentir de la comunidad universitaria, se decidió por parte del equipo de Gobierno revisar este protocolo contra el acoso y en enero el rector, Javier Ramos, anuncio que se ponía en marcha un equipo de trabajo para "modernizar el protocolo".

La encomienda de esta labor recayó en el Vicerrectorado que dirige Gértrudix, cuya función es ejercer de "dinamizador" con vocación transversal entre los distintos sectores y departamento para actuar, a nivel interno, un grupo de trabajo encargado de redactar la propuesta inicial del nuevo protocolo.

En febrero y marzo en colaboración con distintos ámbitos desde una óptica "poliédrica" se inició los trabajos de consulta a muchos departamento, el análisis con los protocolos desplegados por otras instituciones y con un grupo de trabajo "formal" que empezaba a configurarse en marzo.

No obstante, la declaración del estado de alarma trastocó estos planes dado que la universidad centró todos sus recursos en completar el actual curso académico de forma telemática.

PROCESO PARTICIPADO

La configuración del grupo de trabajo para empezar a elaborar el texto del protocolo renovado incluye a diversos sectores, como el departamento de riesgos laborales, la unidad de igualdad, de buen gobierno y representación del Consejo de Estudiantes, entre otros.

Los representantes de estos colectivos serán los encargados de articular la redacción del primer borrador de forma similar a como se hizo con la renovación del código ético de la URJC con un plan "estratégico" que pasa por acometer un proceso "participado" con la comunidad universitaria.

Este proceso busca abrir la propuesta inicial a las aportaciones que se puedan realizar de cara a incorporar aquellas que sean pertinentes y remitir ese texto a los órganos de gobierno de la universidad, para que se someta a su votación.

El vicerrector de la URJC ha señalado que la idea es realizar el proceso de escritura del nuevo protocolo y tener un borrador a final de curso, a ser posible en junio, y poder hacer el proceso participativo en julio. De no ser posible, esa consulta se acometerá previsiblemente en septiembre, con el inicio del nuevo curso universitario.

En el articulado, se hará una tipificación de conductas, medidas de prevención con énfasis en la información que deben disponer todos los miembros de la universidad que, a su vez, profundice en la prevención.

COLOCAR EL PROTOCOLO EN LA AGENDA Y DEBATE PÚBLICO

"El objetivo es poner el la agenda pública de la comunidad universitaria este protocolo", ha agregado Gértrudix para incidir en que se aplicará "mayor agilidad" a los procesos con información "más clara" e identificando "mejor" los mecanismos y supuestos.

Respecto a la cuestión del acoso sexual, el vicerrector de Calidad, Ética y Buen Gobierno ha señalado que la Ley de Igualdad de 2007 recoge que estas situaciones estén definidas e identificadas en los protocolos sobre estas materias, y no tanto disponer de uno específico.

No obstante, ha señalado que es en todo este proceso cuando se decidirá si es mejor contar con un protocolo específico separado en materia de acoso sexual o si se entiende que es preferible que esté dentro de uno que detalle también todas las modalidades.

En cualquier caso, la renovación del protocolo sobre acoso sexual está "contemplado y garantizado", ha detallado el vicerrector porque no es lo mismo el componente laboral que el sexual.

El texto enfatizará las particularidades del ámbito universitario de forma "bien definida", recalcando también aquellos casos en los que puede producirse casos entre profesor o estudiante. También pautará, en función de la casuística, las actuaciones a emprende en cuanto a régimen sancionador o su derivación a otros ámbitos, como el judicial.

Gértrudix ha subrayado que la idea es tener un protocolo con mayor precisión para ahondar en la seguridad jurídica, que los posibles afectados sepan "cuál es, qué pueden hacer y qué pasos hay que dar" con procesos que sean "más ágiles".

Recientemente transcendió que la URJC ha abierto un expediente de información reservada a un profesor vinculado a la Facultad de Ciencias de la Comunicación por presunto acoso a alumnas.

Contador

Para leer más