Actualizado 15/03/2010 16:07 CET

Vecinos de Las Vistillas denuncian la retirada de restos derribados de la cerca de Felipe IV sin trato arqueológico

MADRID, 15 Mar. (EUROPA) -

Vecinos de Las Vistillas denunciaron hoy que varios camiones cargaron en la mañana de hoy con los restos históricos caídos el pasado febrero de la cerca de Felipe IV, sin el debido tratamiento, cuando paradógicamente, en la comisión de Las Artes, el equipo de Gobierno anunciaba que dichos restos se mantendrían en el lugar donde cayeron "a la espera de su restitución o reconstrucción, según se precise en los correspondientes estudios arqueológicos".

Un trozo de muro de aproximadamente 20 metros de longitud se desplomó el pasado 17 de febrero en una zona situada junto a la cuesta de las Descargas de la Cornisa de Las Vistillas. Los metros corresponden a lo que queda de la cerca que mandó edificar en esa zona el rey Felipe IV en 1656 y se unen a los restos encontrados meses atrás bajo la calle de Serrano.

El Grupo Municipal de IU, con la concejala Milagros Hernández al frente, llevó la cuestión sobre cómo proceder con los restos derrumbados a la comisión de Las Artes, sobre todo teniendo en cuenta que aunque el deber de conservación le corresponde al Arzobispado de Madrid, titular de este tramo del terreno, podría caber responsabilidad subsidiaria por parte del Ayuntamiento y de la Conunidad al tratarse de un Bien de Interés Cultural.

La directora general de Infraestructuras Culturales del Consistorio, Carmen Rojas, señaló que la zona afectada por el desplome está señalizada y acordonada para impedir el acceso y para proteger de cualquier otro posible desprendimiento, a lo que añadió que los restos caídos "han quedado en este recinto acordonado a la espera de su restitución o reconstrucción, según se precise en los correspondientes estudios arqueológicos".

Minutos después de que terminase la comisión, un correo electrónico remitido por la asociación Ciudadanía y Patrimonio alertaba a IU de que "varios camiones y grúas en la parte derribada de la cerca de Felipe IV" habían llegado al lugar "para cargar con todos los escombros caídos". Desvelaron su temor a que acabaran en un escombrera sin más y denunciaron que éste no sería "el tratamiento exigido para ruidas históricas".

Por su parte, Carmen Rojas sotuvo que el origen del derrumbe pudiera deberse a la "falta de estabilidad" del talud que corresponde al Seminario Conciliar del Arzobispado. También explicó que en la Comisión Local de Patrimonio Histórico del pasado 5 de marzo se decidió que debían tomarse de manera inmediata las medidas necesarias de seguridad para evitar daños y que deberían acometerse los trabajos de restauración y consolidación de la zona. Esto se llevaría a cabo a través de un proyecto que incluiría una excavación arqueológica. De todo eso la Junta de Centro dio traslado al Arzobispado para que procediera en consecuencia.