Actualizado 17/08/2009 19:54 CET

Una vista judicial decidirá el día 25 si permanece el prisión el presunto asesino de la niña dominicana de Vallecas

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una vista judicial que se celebrará el próximo 25 de agosto decidirá si permanece en prisión provisional sin fianza el presunto autor de la muerte de María Mercedes, la niña dominicana de 12 años asesinada en Puente de Vallecas el pasado 25 de julio, según informó a Europa Press la acusación particular.

Asimismo, se espera que la próxima semana se levante el secreto del sumario del caso, tras lo cual se podrán conocer los resultados de la autopsia, las declaraciones del presunto asesino y el 'móvil' que alega para el crimen, así como las diligencias probatorias y el arma utilizada.

De hecho, al tratarse de una fallecida menor de edad el juez decretó secreto del sumario y la Policía no concedió más información de los hechos, por lo que muy pocos datos de la investigación han sido revelados.

El único detenido por los hechos, ex pareja de una tía de la niña, se entregó voluntariamente a primera hora del domingo 26 de julio en la comisaría de la Policía Nacional del distrito de Delicias. Allí se declaró autor del homicidio, señalaron a Europa Press fuentes de la investigación.

El detenido, Larquin R.N., que se encontraba hasta hace unos días en el centro penitenciario de Zuera por orden del titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Zaragoza, permanece ya en una cárcel madrileña. El juzgado número 15 de Madrid se hizo cargo de la causa judicial.

El Juzgado zaragozano apreció en el auto por el que decretó prisión provisional sin fianza "la circunstancia cualificativa específica de alevosía", al tratarse el agresor de un varón de 28 años y de una gran corpulencia física frente a las características de María Mercedes, una menor de 12 años de edad.

Además, en el auto se indica que concurren suficientes indicios de la autoría de los hechos porque el propio imputado compareció voluntariamente en la Comisaría de Delicias y se autoinculpó "de forma espontánea" tanto en dependencias policiales como, posteriormente, ante el juez. El magistrado entendió que era preciso el ingreso en prisión del ahora imputado por su falta de arraigo social, la pena que se le puede imponer y el riesgo de fuga.

Larquin, de nacionalidad dominicana, se encontraba en España en situación regular, pero había residido en varios domicilios en los últimos años y en el momento de la muerte de la niña vivía realquilado en la casa donde residía la menor y la madre de esta.

Según el auto, en la mañana del 25 de julio, y después de haber consumido cocaína y alcohol en una discoteca, Larquin R.N. se dirigió a su domicilio. En la cocina coincidió con la menor en un momento en el que ambos estaban solos en la vivienda, donde "súbitamente", el ahora imputado acuchilló en el pecho a la niña, causándole la muerte