Actualizado 07/06/2018 14:33 CET

Un cambio del parque móvil a gas en Madrid y Barcelona evitaría 50.000 toneladas de emisiones al año

Presentación de "La calidad del aire en las ciudades. Un reto mundial"
GAS NATURAL FENOSA

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El cambio de los vehículos a gas natural es una de las medidas más eficaces para mejorar la calidad del aire en las grandes ciudades, de forma que la sustitución del 11,2% de los vehículos en Barcelona y del 13,4% en Madrid a vehículos a gas natural reduciría casi 50.000 toneladas de emisiones contaminantes al año, de acuerdo a la publicación 'La calidad del aire en las ciudades. Un reto mundial' de la Fundación Gas Natural Fenosa.

Además, el estudio revela que en los últimos 50 años el consumo energético per cápita en el mundo ha aumentado un 60%, provocando un incremento de las emisiones del dióxido de carbono (CO2) del 65%. Este incremento viene impulsado, en gran medida, por un mayor volumen de vehículos a motor, según los resultados. En este sentido, el transporte representa alrededor de un tercio del consumo de energía en los países miembros de la Unión Europea y más de un quinto de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Actualmente, según la publicación, solo una de cada diez personas vive en una ciudad que cumple con los valores guía de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estas guías de la OMS son más restrictivas que la legislación europea, que cuenta con algunos valores límite u objetivos que se fijaron a finales de la década de 1990 y que no han sido modificados desde entonces.

Por tanto, Gas Fenosa argumenta que existe una "clara" necesidad de aproximarse a los valores guías de la OMS, sobre todo en los contaminantes con mayor impacto en la mortalidad, como las partículas (PM 2.5 y PM 10), que provocan casi 400.000 muertes al año en Europa.

Además de estos contaminantes, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el informe también tiene en cuenta otros, como dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno y óxidos de nitrógeno (NO2, NOx), plomo (Pb), benceno (C6 H6), monóxido de carbono (CO), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni), Benzo(a)pireno (B(a)P) y ozono (O3).

EL GAS NATURAL COMO ALIADO. LOS CASOS DE MADRID Y BARCELONA

Los vehículos a gas natural tienen un papel determinante para mejorar la calidad del aire, específicamente en concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) y material particulado (PM 10 y PM 2.5) en las grandes ciudades. Esta es una de las conclusiones de la experiencia realizada en Madrid y Barcelona por José María Baldasano, catedrático de Ingeniería Ambiental de la Universidad Politécnica de Cataluña y miembro del Barcelona Supercomputing Center, que analiza diversos escenarios a partir de sustituir un porcentaje de la flota de vehículos actuales por otros a gas natural.

El escenario que supone una mayor variación de emisiones es el Escenario Suma (ES), que implica una disminución de las emisiones de precursores de O3 y otros contaminantes (CO, SO2, NH3, PM10, PM 2.5) para el área de Barcelona de 38 toneladas al día (13.800 toneladas al año) y para el área de Madrid de 99 toneladas al día (35.800 toneladas al año).

Las medidas individuales analizadas más eficaces para la mejora de la calidad del aire, tanto en Madrid como en Barcelona, son la transformación del 50% de los vehículos de reparto de mercancías (Escenario 4 - E4) y el 10% de los turismos particulares (E5).

La sustitución de autobuses y de vehículos pesados de transporte de mercancías son menos relevantes, ya que representan menos del 0,25% del total del parque de vehículos.