Schuler y Porsche establecen una empresa conjunta para la creación de piezas

Taller de Porsche
PORSCHE
Publicado 05/09/2018 13:02:33CET

STUTTGART (ALEMANIA), 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejo de supervisión de Porsche ha dado 'luz verde' a una 'joint venture' con Schuler, fabricante de automatización y sistemas de prensado, para lo que se invertirán "decenas de millones de euros". El acuerdo fue aprobado por la Comisión Europea el pasado mes de agosto, aunque está pendiente la aprobación por parte de otras autoridades competentes.

La propuesta de esta 'joint venture' entre Schuler y Porsche es crear un taller de prensado inteligente, donde se crearán piezas complejas utilizando tecnología pionera.

"Porsche está tomando decisiones importantes con respecto a la producción de coches deportivos del futuro. Esta 'joint venture' con Schuler representa la "progresión lógica", señaló el miembro del comité de dirección responsable de Producción y Logística de Porsche, Albert Reimold.

"El propósito es usar las nuevas tecnologías para llevar a cabo procesos más eficientes. La interrelación entre diseño, planificación de la carrocería, fabricación de herramientas y producción tendrá un efecto considerable en la calidad de nuestros coches deportivos", añadió.

"Porsche y Schuler están construyendo un taller de prensado que establece nuevos estándares de eficiencia en la producción industrial y los flujos de datos a lo largo del proceso de producción", afirmó el consejero delegado de Schuler, Domenico Iacovelli. "No solo va a beneficiarse Porsche con este paso adelante, también otros fabricantes", añadió.

La empresa conjunta se desarrollará como una compañía independiente constituida como una sociedad limitada. Las participaciones se repartián entre Schuler, filial del Grupo Andritz, y Porsche. Porsche y Schuler invertirán "decenas de millones" en esta 'joint venture', que creará más de 100 puestos de trabajo.

Aún está por determinar la sede de la nueva compañía. Se buscará una ubicación que reduzca significativamente emisiones de dióxido de carbono (CO2) al minimizar las distancias que deben recorrer las piezas nuevas.