El 47,6% de las empresas familiares de la Región creen que su situación económica ha empeorado en los últimos meses

José María Tortosa, presidente de AMEFMUR; Antonio Sánchez-Solís, secretario gen
PORTAVOZ
Actualizado: martes, 22 febrero 2011 15:28

Un tercio dice desconocer la reforma laboral, y el 89,8% cree urgente la reforma de la negociación colectiva

MURCIA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 47,6 por ciento de las empresas familiares de la Región de Murcia cree que su situación económica ha empeorado, y siguen apostando por la internacionalización como salida a la crisis, tal y como demuestra que el 30,3 por ciento de las mismas han aumentado sus exportaciones, según se desprende del último barómetro que ha elaborado el Observatorio de la Empresa Familiar, correspondiente al segundo semestre de 2010.

Este estudio, que incluye los resultados del segundo semestre de 2010, ha sido elaborado por la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur) y por la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Murcia, recoge la opinión de 65 empresas familiares representativas del tejido económico regional por medio de una encuesta electrónica a sus directivos elaborada el pasado mes de diciembre.

Así lo han hecho saber el presidente de Amefmur, José María Tortosa, y el director de la Cátedra, Juan Monreal, acompañados por el secretario general de la Consejería de Universidades, Empresa e Investigación, Antonio Sánchez-Solís, en la rueda de prensa que han ofrecido para dar a conocer el barómetro de la empresa familiar, que representan unas 45.000 en total y suponen el 85 por ciento del tejido empresarial total de la Comunidad Autónoma.

Una de las principales conclusiones del estudio es que este colectivo "no es ajeno a la crisis económica" y los resultados muestran que, para un 47,6 por ciento, la situación de la economía de sus empresas ha empeorado en los últimos meses (porcentaje casi idéntico al del anterior barómetro) frente a un 7,7 por ciento que cree que ha mejorado y un 4,62 por ciento que afirma que su situación se mantiene igual.

Consultadas sobre las perspectivas en los próximos seis meses, una de cada cinco empresas considera que la situación mejorará, y casi un 50 por ciento piensa que seguirá igual y sólo un 29 por ciento cree que empeorará, según informó el coordinador del Barómetro, miembro de la Cátedra, Daniel Jiménez.

Asimismo, ninguno de los encuestados cree que ha mejorado la situación económica de la Región de Murcia ni de España. Muy al contrario, el 78,4 por ciento cree que la economía murciana ha empeorado, un porcentaje que se eleva al 81,5 por ciento en el caso del empeoramiento de la economía nacional.

En lo que se refiere al primer semestre de 2011, la percepción mejora y, en este caso, un 58 por ciento de las respuestas apuestan por un empeoramiento de la economía nacional, casi un cinco por ciento cree que mejorará, mientras un 37,5 por ciento considera que todo seguirá igual.

Sobre la economía regional, casi el 50 por ciento de los encuestados cree que la situación empeorará el próximo semestre, mientras que los que piensan que la situación seguirá igual o no cambiará representan el 46 por ciento del total.

En síntesis, el estudio refleja que las empresas familiares de la Región de Murcia muestran optimismo sobre la evolución en el año 2011 y parecen compartir la opinión de que este año 2011 se iniciará la recuperación, aunque también muestran "cautela e incertidumbre". Además, el porcentaje de empresas que consideran que su situación mejorará en los próximos meses, que se eleva al 22,6 por ciento, es el más elevado de los obtenidos en los cuatro barómetros realizados hasta ahora.

AUMENTAN LAS EXPORTACIONES

Asimismo, los indicadores de actividad empresarial siguen disminuyendo, de forma que un 53,8 por ciento de las empresas ha visto reducido su volumen de negocio, frente al 15 por ciento de las que lo han aumentado o el 31 por ciento que lo mantienen, según Jiménez, quien ha señalado que la nota positiva es que esta situación es menos mala que la que se planteaba en el semestre anterior.

La válvula de escape se ha encontrado en los mercados internacionales ya que más del 87 por ciento de las empresas ha mantenido o incrementado el nivel de exportaciones, convirtiendo este tipo de mercados como una opción muy interesante para mantener niveles de rentabilidad. En concreto, el 57,1 por ciento mantiene su nivel de exportación y el 30,36 por ciento lo ha aumentado.

Así, las exportaciones rondaron el -1,54 por ciento en el segundo semestre de 2008, el -7,35 por ciento en el segundo semestre de 2009, el -3,4 por ciento en el primer semestre de 2010, hasta pasar al 17,9 por ciento actual, según Jiménez, quien ha señalado que la previsión para el primer semestre de 2011 es que las exportaciones vuelvan a bajar al 11,1 por ciento.

En este contexto, las mayores preocupaciones de las empresas familiares son la disminución de la demanda (81,5 por ciento), la competencia (47,7 por ciento) y la financiación (43,1 por ciento). En los próximos meses, la principal preocupación seguirá siendo la disminución de la demanda, aunque se incluirán los problemas de financiación, la falta de confianza y la inestabilidad política.

El análisis en detalle de la cifra de negocios, número de trabajadores e inversiones realizadas, permiten obtener el indicador de confianza empresarial, que mide el pulso de la actividad económica. Así, el Barómetro destaca que la confianza de los directivos de las empresas familiares ronda el -15,5 por ciento, en un nivel superior al del primer semestre de 2010 (-20,3 por ciento).

"TRAJE A MEDIDA EN NEGOCIACIÓN COLECTIVA"

A juicio de Jiménez, el principal problema es la falta de flexibilidad del mercado laboral para facilitar el ajuste de la plantilla de trabajadores a los niveles de actividad (para el 41,1 por ciento de las empresas). El Barómetro refleja que más del 75 por ciento de las empresas considera que el coste del despido es alto, especialmente el disciplinario.

Con relación a los previsibles efectos de la Reforma Laboral -cuyo contenido desconoce un tercio de los encuestados- la opinión generalizada es que apenas tendrá incidencia sobre la contratación sino, todo lo contrario, aumentará la temporalidad en el empleo. Así, casi el 80 por ciento de las empresas creen que contribuirá escasamente a la salida de la crisis.

El 78,3 por ciento cree que la reforma laboral contribuirá "poco" a salir de la crisis, mientras que el 72,9 por ciento considera que la actual reforma no va a afectar a las empresas familiares de la Región, ni a su propia empresa (69,5 por ciento).

El 20,3 por ciento de las empresa considera que la reforma laboral incrementará la temporalidad del empleo, mientras que el 35,6 por ciento considera que no lo aumentará o tendrá una escasa incidencia en que aumente el número de contratos temporales. En cuanto al número de despidos, la mayoría de las empresas considera que la reforma laboral no lo aumentará en nada (40,7 por ciento) o lo hará de forma débil (44,11 por ciento), aunque tampoco contribuirá a generar más empleo (para el 61,7 por ciento).

El barómetro refleja que más del 75 por ciento de las empresas considera que, en general, el coste del despido es alto, mientras que solo un 3 por ciento cree que es bajo. Además,

Finalmente, en cuanto a las propuestas que están siendo debatidas en la actualidad, el 89,8 por ciento de las empresas cree urgente la reforma de la negociación colectiva, el 71,7 por ciento de las empresas considera necesario reformar las pensiones y la mayoría de las empresas (60 por ciento) no es partidaria de aumentar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años.

Por último, Solis ha confirmado que, para ayudar a todas las empresas, no específicamente a las del ámbito familiar, el Gobierno regional va a poner en marcha una línea de ayudas valorada en 40 millones de euros, que consistirán en subvenciones reintegrables a dos años de carencia, en los que el empresario no tiene que amortizar el precio, sin tipo de interés y una devolución a corto plazo.