Publicado 28/02/2022 17:40

El acusado de matar a su pareja confiesa que mantuvo el cadáver descuartizado "4 o 5 meses" en el congelador

El acusado de matar y descuartizar a su mujer en Cartagena (Murcia) declara en la Audiencia Provincial de Murcia.
El acusado de matar y descuartizar a su mujer en Cartagena (Murcia) declara en la Audiencia Provincial de Murcia. - TSJMU

MURCIA, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El acusado de matar y descuartizar a su pareja en Cartagena (Murcia) mantuvo durante "cuatro o cinco meses" el cadáver en un arcón congelador de su vivienda, tras seccionar los miembros y meterlos en dos bolsas de basura, según ha declarado él mismo en la Audiencia Provincial de Murcia, donde este lunes ha arrancado el juicio.

El hombre, que se encuentra en prisión desde diciembre de 2018 como presunto autor de los delitos de homicidio y profanación de cadáver, conoció a la víctima, una mujer con tres hijos, en 2016, en un centro de desintoxicación en el que ambos se trataban de su adicción al alcohol. Poco después de salir él se fueron a vivir juntos a la vivienda del barrio Peral en el que unos dos años después tuvo lugar el suceso.

Según ha relatado el acusado, sí descuartizó el cuerpo, pero no mató a la mujer, sino que se la encontró sobre la cama de uno de los dormitorios, cubierta de vómito. Entonces se acercó a ella y comprobó, llevando uno de sus oídos al pecho de la víctima, que "no respiraba". A continuación, decidió, "por miedo y por pánico" ante las consecuencias, despedazar el cadáver con la ayuda de un serrucho de mecánico y un cuchillo de cocina.

Para ello, depositó el cadáver en el suelo, "sobre una sábana". "Primero --desmembró-- la cabeza, luego los brazos y después las piernas", ha explicado él mismo, con aparente tranquilidad. Cargando el resto del cuerpo salió a uno de los patios de la casa y procedió a "partir" el tronco en dos partes. Siempre según su relato, no se formó un gran charco de sangre en el suelo, aunque sí ha reconocido que tuvo que limpiar aquellos espacios varias veces.

"Me sentí acorralado; creía que me iban a echar las culpas", ha comentado, tras insistir en que desde aquel día se pregunta "por qué" no actuó de otra manera, por ejemplo, llamando al Centro de Coordinación de Emergencias o a la Policía.

Asimismo, el acusado ha reconocido que dos de los seis hermanos de la víctima y una vecina le preguntaron por el paradero de ella después de descuartizarla, pero él les dijo que se había ido de casa para beber, queriendo dar por hecho que estaba viva.

RELACIÓN "MUY BUENA"

El presunto homicida ha asegurado que su relación con la mujer era "muy buena" y que en ningún momento, contrariamente a lo que señala el escrito de la Fiscalía, le prohibió salir de casa o relacionarse con su familia. "Yo no era el macho dominante", ha manifestado.

Ella, ha asegurado el acusado, "salía y entraba de casa cuando quería" y tenía llaves para hacerlo. "A veces se tiraba tres o cuatro días fuera", consumiendo alcohol y drogas, y él "intentaba ayudarla", a sabiendas de la adicción que ella seguía padeciendo, e incluso le llegó a recomendar que se "relacionase con sus hijos".

Según ha asegurado, durante los "cuatro o cinco meses" que mantuvo el cadáver en el arcón frigorífico de la casa, él, que no tomaba ansiolíticos ni bebía alcohol, según ha aseverado, durmió e hizo vida allí, e incluso recibió visitas de conocidos, pero nunca les confesó lo que había hecho.

Transcurrido ese tiempo, decidió arrojar las dos bolsas de basura que contenían los restos de la víctima a dos contenedores, uno en su propio barrio y otro en Los Barreros.

Respecto a la diversas versiones ofrecidas en la toma de declaración ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el acusado ha señalado que terminó confesando que la había descuartizado porque "una persona no puede seguir viviendo con eso, es muy duro".

PIDEN 15 AÑOS DE PRISIÓN

La Fiscalía pide para el acusado penas que suman 15 años y cinco meses de prisión por los delitos de homicidio y profanación del cadáver, con los agravantes de parentesco y razones de género. Además, el Ministerio Público ha solicitado una indemnización de 47.000 euros para cada uno de los hijos de la mujer, y 15.000 euros para los hermanos, lo que suma un total de 237.000 euros.

El juicio, que se celebra con jurado popular compuesto por nueve miembros --seis mujeres y tres hombres--, continúa este martes en la Audiencia Provincial de Murcia.

Más información

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista