ANSE sustituye parte de la caña invasora por arbustos autóctonos en el espacio protegido de La Muela-Cabo Tiñoso

Imagen de las labores de triturado de la caña invasora
ANSE
Publicado 12/12/2018 9:31:53CET

CARTAGENA (MURCIA), 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Naturalistas del Sureste (ANSE) está sustituyendo parte de la caña invasora por arbustos autóctonos en el espacio protegido de La Muela-Cabo Tiñoso, en el término municipal de Cartagena, según informaron fuentes de esta organización en un comunicado.

El control y erradicación de caña constituye uno de los objetivos prioritarios del proyecto 'Adaptación al Cambio Global de ecosistemas de rambla en ambientes semiáridos a través de la restauración ecológica', que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Convocatoria de Ayudas para la realización de proyectos en materia de adaptación al cambio climático 2017.

El proyecto permitirá eliminar la caña en varios tramos de las orillas de la rambla del Cañar, en una longitud total aproximada de 1 kilómetros y más de 6.000 metros cuadrados de superficie, y su sustitución por especies de árboles y arbustos autóctonos como el lentisco, palmito, aladierno, baladre, taraje, espantalobos, mirto, álamo blanco y olmo entre otros.

La rambla del Cañar, localizada en el interior del Espacio Protegido, LIC y ZEPA Sierra de La Muela-Cabo Tiñoso, en el municipio de Cartagena, constituye uno de los mejores ejemplos en el litoral de la Región de Murcia de espacio colonizado por la caña, que se está extendiendo a lo largo de todo el cauce y hacia el interior de las zonas agrícolas en proceso de abandono, evitando el desarrollo de la vegetación autóctona.

Para la eliminación de la caña se está procediendo primero a la trituración de la parte aérea de la planta, arrancando posteriormente las raíces y rizomas para su triturado igualmente, trabajos en los que ha colaborado igualmente el Ayuntamiento de Cartagena. Se favorecerá la conservación de los ejemplares de árboles y arbustos autóctonos que ya crecen entre los cañaverales en diversos puntos y se ha iniciado la plantación de nuevos ejemplares allí donde solamente hay caña.

El pasado fin de semana, voluntarios de ANSE, Adela y ARBA plantaron los primeros 100 ejemplares de lentisco, baladre, aladierno, jara, taraje, palmito y retama entre otros, y durante los próximos días y semanas ANSE y diferentes equipos de voluntarios seguirán eliminando caña y realizando nuevas plantaciones.

ANSE realizará trabajos de mantenimiento de las zonas de actuación durante al menos un año para garantizar la supervivencia de las plantaciones, y para eliminar los rebrotes de caña que seguro que se producirán tras los trabajos de control inicial.

La caña común (Arundo donax) parece ser originaria de Asia, habiendo colonizado buena parte del área mediterránea a través de ríos, ramblas y muchas zonas humanizadas, debido a su uso en agricultura e incluso construcción, desplazando a un elevado número de especies autóctonas que conformaban bosques galería de diferentes tipos según el cauce.

La caña está incluida en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.