Actualizado 23/06/2009 17:35 CET

El Ayuntamiento de Murcia, pionero en reducir trámites para que las licencias de apertura se obtengan en 15 días

Exigirá certificados a técnicos autorizados que, de falsear los datos, serán también sancionados junto al dueño del comercio

MURCIA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Rector de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia ha aprobado definitivamente, y por unanimidad de todos los grupos políticos --PP, PSOE e IU+LV--, la nueva ordenanza sobre 'Medidas de simplificación administrativa en materia de implantación de actividades', que permitirá abrir un comercio en 15 días.

El teniente alcalde de Ordenación Territorial y Urbanismo, Fernando Berberena, destacó que, de esta forma, el consistorio murciano pone en marcha un procedimiento "pionero", con el que se pretende "facilitar la creación de empresas y generar empleo". De hecho, Murcia es el primer municipio de la Región en aprobar una ley de simplificación administrativa, cuyo objetivo es "agilizar los trámites necesarios para poner en marcha una actividad".

Berberena explicó que aproximadamente el 80 por ciento de los comercios que se abren en el municipio anualmente se ajustan a esta nueva modalidad de autorización que prevé la nueva ordenanza, ya que está pensada para todas aquellas actividades que tengan la calificación de "inocuas", esto es, que no entrañen riesgos a terceros y que cumplan una serie de requisitos.

De esta forma, no podrán acogerse a esta modalidad aquellas actividades que funcionen en horario nocturno, que ocupen más de 300 metros cuadrados, se encuentren en edificios protegidos, estén en suelo no urbanizable, estén sujetos a autorización especial de otras administraciones, o superen determinados límites de potencia instalada (25 ó 50 kilovatios, según el caso).

Así, quedan excluidos de esta nueva ordenanza los bares, pubs, discotecas, grandes talleres de reparación, locutorios o tiendas '24 horas', entre otras actividades. En general, podrán optar todos los negocios que no necesiten de permiso de obra mayor para abrir sus puertas, ni estén sujetos a calificación ambiental, como tiendas de ropa, peluquerías, talleres pequeños de reparaciones, oficinas o despachos de lotería, entre otros.

Para acogerse, la nueva ordenanza contempla un procedimiento llamado 'actuación comunicada', en el que el propietario del negocio comunica al Ayuntamiento la fecha en la que pretenden abrir, con 15 días de antelación, y adjunta una serie de documentación, que tendrá que certificar un técnico autorizado --arquitecto técnico, ingeniero técnico industrial, ingeniero industrial, arquitecto, etc.-- que garantice que todo se ajusta a la legalidad.

Si todo está correcto, el consistorio no emitirá ningún informe y en 15 días podrá abrir. Si hay algo incorrecto, se comunicará al propietario para que lo subsane. No obstante, Berberena explicó que Urbanismo realizará inspecciones para comprobar que todo es legal, y advirtió que la nueva ordenanza "contempla un régimen sancionador que es más duro y que, además de actuar contra el dueño del negocio, lo puede hacer también contra el técnico que emita los certificados, si se comprueba que se han falseado".

De hecho, el técnico puede ser sancionado desde el punto de vista económico, pero la ordenanza prevé también la posibilidad de pedir al colegio profesional correspondiente la apertura de un expediente deontológico y, si la infracción es muy grave, incluso iniciar acciones penales por falsedad en documento privado, "aunque no creo que se llegue a ese caso", confió Berberena.

DESDE MEDIADOS DE JULIO.

En cuanto a la fecha de entrada en funcionamiento de este nuevo procedimiento, Berberena calculó que para mediados de julio "estará plenamente operativo", y anunció que todos aquellos expedientes actualmente en tramitación que cumplan los requisitos podrán acogerse a la nueva modalidad.

Finalmente, Berberena apuntó que actualmente el tiempo medio para obtener una licencia de apertura oscila entre los tres meses y el año, y anunció que el objetivo de su departamento es que el resto de licencias de apertura que no puedan acogerse a este nuevo trámite se concedan en unos tres meses, "a lo que, sin duda, ayudará el hecho de que al ser más rápido el papeleo necesario para las actividades inocuas, se podrá destinar más personal al resto de licencias de apertura", concluyó.