Cámara de Comercio: "Los precios siguen reduciéndose en la Región y se sitúan como los más bajos de España"

Publicado 15/02/2019 11:21:40CET

MURCIA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Comercio de Murcia destaca, tras conocer los datos del Índice de Precios al Consumo en la Región de Murcia (IPC), que descendió en enero un -1,4 por ciento, la mayor caída en un mes desde enero de 2016, que "los precios siguen reduciéndose en la Región y se sitúan como los más bajos de España".

Con ello, añade, la tasa interanual se recorta tres décimas hasta el 0,6 por ciento, lo que nos sitúa como la Comunidad Autónoma con los precios más bajos. Para apuntar que el comportamiento de los precios en la Región ha sido el habitual para un mes de enero y similar al del conjunto nacional, donde el descenso mensual es del 1,3 por ciento, lo que deja su tasa interanual en el 1 por ciento.

También son similares los grupos que más han contribuido a esta bajada de precios en enero, como son vestido y calzado por el efecto de las rebajas de invierno (-16,4 por ciento en la Región), ocio y cultura (-2,1 por ciento) por el descenso del precio de los paquete turísticos, y vivienda (-0,4) a consecuencia de la bajada de precios del gas y, en menor medida, del gasóleo para calefacción y la electricidad.

Un comportamiento diferencial con el marco nacional es el relativo al grupo de transporte, que en la Región de Murcia ha descendido un 0,3 por ciento, el mismo porcentaje que aumenta en el ámbito nacional. Los carburantes y combustibles están detrás de esta singularidad, ya que su precio desciende en la Región un 2,2 por ciento, cuando en el conjunto nacional lo hace un -0,3.

Como conclusión, señala el ente cameral, "la continuidad de la senda descendente de la inflación parece reafirmar la moderación de las perspectivas económicas, donde la demanda no tira con un vigor suficiente para elevar los precios".

Esta situación se produce, además, en un contexto de inestabilidad política a nivel nacional "que no contribuye a incentivar las decisiones de consumo duradero por parte de los consumidores, ni la inversión por parte de los agentes económicos", añade.

Sin embargo, concluye, "también persisten los efectos positivos de una inflación baja, como son el mantenimiento de la capacidad adquisitiva de los consumidores, la mejora de la competitividad de las empresas murcianas y la estabilidad del sistema productivo frenando la especulación".