Actualizado 17/10/2012 17:05:13 +00:00 CET

CCOO, FSP-UGT, Sterm y CSIF exigen el cese "inmediato" del director general de Función Pública por "autoritario"

Imagen de los cuatro representantes sindicales
EUROPA PRESS

MURCIA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos FSP-UGT, CCOO, Sterm-Intersindical y CSI-F han exigido la dimisión o el cese "inmediato" del director general de Función Pública de la Comunidad Autónoma, Enrique Gallego, al que han acusado de tener un comportamiento "dictatorial y autoritario", al negarse a negociar en la Mesa Sectorial de Administración y Servicios e "imponer" sus resoluciones.

Así lo han hecho saber en rueda de prensa los representantes de Sterm-Intersindical, Vicente Cervantes; de UGT, María José Salazar; el de CSI-F, Ángel López, y el coordinador de Administración autonómica de CCOO, Francisco Saura, quienes han anunciado que están estudiando medidas legales con sus servicios jurídicos para ponerlas en práctica.

Entre los cuatro sindicatos poseen una representación del 90 por ciento en la Mesa Sectorial de Administración y Servicios, que negocia y tramita las cuestiones laborales que afectan a aproximadamente 10.000 funcionarios de la Comunidad Autónoma.

Así pues, los cuatro sindicatos se levantaron de la Mesa celebrada este martes, 16 de octubre, al detectar una vez más que el director general, que lleva aproximadamente un año en el cargo, volvía a presentar una actitud "autoritaria y antinegociadora", de "hechos consumados" que "nos devuelve a periodos antidemocráticos".

En la Mesa de Negociación se quedaron solamente los miembros de la coalición FSES, que está formada por los sindicatos SATSE y ANPE, cuya representatividad "está en tela de juicio y, de hecho, hay una demanda interpuesta contra ellos", según ha afirmado López.

Saura ha señalado que se ha llegado a "una situación que no tiene marcha atrás", y lamenta que el director general "ya no es un interlocutor con el que se pueda dialogar", por lo que exige a la Consejería de Economía y Hacienda "que proceda a la destitución y ponga en su lugar a una persona que, como mínimo, tenga un carácter dialogante".

Por su parte, Cervantes también ha pedido su "cese inmediato y fulminante", al considerar que "está cumpliendo bien un papel que va más allá del estado de excepción normativa, y que se adentra en una dictadura 'de facto', en el que el Estado de Derecho y la seguridad jurídica han pasado a la historia".

El representante de Sterm ha criticado que el director general "se ríe de las normas y reglas del juego y la arquitectura de negociación colectiva que se ha diseñado en los últimos 30 años". Así, ha criticado que el Real Decreto aprobado por el Gobierno este verano "nos retrotrae a 1985 y se dinamitan todas las conquistas de garantías sindicales".

Lamenta que el director general, con su "actitud y sus formas" ha "menospreciado a toda la interlocución sindical", al tiempo que le ha acusado de "traspasar, transgredir y ningunear cualquier marco normativo que garantizara derechos de las personas que prestamos nuestros servicios en la Comunidad Autónoma".

Por ello, ha añadido que Gallego "no tiene ninguna credibilidad ni ninguna capacidad de interlocución", por lo que los sindicatos se niegan a "hablar con ese señor" nunca más.

"Una de las grandes 'perlas' que le podemos atribuir a este director general de Función Pública ha sido la campaña sistemática de linchamiento mediático y desprestigio de trabajadores que prestamos servicio en la Comunidad Autónoma", ha añadido Cervantes.

GALLEGO ES "EL PEOR DIRECTOR CON MUCHA DIFERENCIA"

En este sentido, ha recordado que lleva en la Mesa de Negociación desde 2008 y, desde entonces "han pasado varios directores generales por el cargo". Sin embargo, lamenta que Gallego "es el peor con mucha diferencia".

Por ejemplo, ha señalado que el predecesor de Gallego, a parte de las mesas de negociación, celebraba reuniones de trabajo mensuales con cada una de las organizaciones sindicales, con las que abordaba una agenda y aceptaba propuestas constructivas, de forma que "había un diálogo".

"Ahora lo que hay es 'ordeno y mando'", según Cervantes, quien lamenta que si los sindicatos muestran discrepancias, Gallego "da los asuntos por negociados en cinco minutos".

López ha afirmado que "no hay que personalizarlo" en el director general, sino que extiende sus críticas "al equipo que está desarrollando las directrices de la Función Pública murciana", y añade que "también hay responsabilidades en otros cargos intermedios" con actuaciones "que rayan, incluso, lo jurídicamente permisible".

Por su parte, Saura ha achacado el problema "fundamental" a la "cúpula política del partido que está gobernando desde hace 17 años en la Región de Murcia", en el sentido de que los gestores de Economía y Hacienda "no creen en los servicios públicos y están en otros planteamientos como el desmantelamiento del Estado del Bienestar".

Saura ha recordado que Gallego "viene de la empresa privada, anteriormente fue director general de Función Pública y luego pasó por varias empresas privadas, al tiempo que pasó por Hefame".

Salazar ha aseverado que no está dispuesta a que "se debilite cada vez más el papel negociador de los sindicatos, y el derecho que nos da la Constitución Española". Ha recordado que un sindicato "está recogido legalmente en la Constitución y en los estatutos de los trabajadores".

Para demostrar la "poda" del "arsenal legislativo", Cervantes ha puesto como ejemplo el convenio colectivo laboral de la Comunidad "se han suspendido 17 artículos, que suponen quitar derechos laborales y garantías sindicales".

Cervantes ha afirmado que "hay cosas que deben de contar con la participación sindical" y se tratan en la Mesa de Negociación. Por ello, ha puntualizado que "si no se cumple el requisito formal de que estemos presentes no se puede dar formalmente por negociado, aunque ni siquiera se llegue a un acuerdo".