Actualizado 22/12/2007 19:09 CET

Colegio Oficial de Psicólogos de Murcia ofrece una serie de pautas para que los padres elijan los mejores juguetes

MURCIA, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia ha elaborado una serie de pautas dirigidas a los padres y familiares a la hora de comprar un buen juguete para los niños, debido a la llegada de la Navidad.

Así, el citado colegio recordó, en un comunicado de prensa, que "los juguetes son herramientas que permiten al niño disfrutar y desarrollarse", aunque resaltó la importancia, en este ámbito, de que "los padres no olviden que ningún juguete puede sustituir el tiempo que les tienen que dedicar a los pequeños y que los juguetes pueden influir en la personalidad del niño en el futuro".

De hecho, advirtió que "los juegos bélicos, aislacionistas o competitivos en la etapa infantil pueden fomentar conductas agresivas y problemas de comunicación".

Así, desde el Colegio Oficial de Psicólogos de Murcia se señala que "el juguete ha de ser divertido, no pudiendo comprar algo que el niño no quiera, porque sea pedagógico", al tiempo que deberá ser "seguro y cumplir la normativa". El sello que lo garantiza tiene las letras CE.

También se ha de asegurar que "si el niño tiene menos de tres años, que el juguete no tenga piezas sueltas que sean pequeñas y se las pueda tragar y ha de ser resistente", y aconsejó que "se evite decidir eligiendo los que están de moda o son los más caros sin tener en cuenta si les van a gustar realmente a los pequeños y van a ser realmente educativos para ellos".

Y es que, según los psicólogos, "el juguete debe adaptarse a la edad del niño, a su madurez y sus intereses, porque si no se adapta a esos aspectos el niño no lo aprovecha, y pierde el interés por el juguete".

En este sentido de adaptación, explicó que "al inicio, los juguetes deben ayudarle a descubrir su cuerpo y sus sentidos a través de sonajeros, móviles, anillas o alfombras multijuegos; y a partir del séptimo mes, donde la investigación del medio sigue siendo primordial, es bueno que jueguen con objetos de plástico como pelotas, aretes, balancines, o juguetes sonoros".

"Con un año comienzan a andar y a reconocer las propiedades de los objetos, por lo que se aconseja que se utilicen juguetes que estimulen y afiancen el movimiento, el equilibrio y la manipulación", indicó.

Ya a partir de los dos años, "es bueno adentrar a los pequeños en el juego representativo, por lo que se aconsejan las cocinitas, disfraces, construcciones, supermercados, garajes, y otros que requieren cierta concentración como los puzzles, los rompecabezas, las pizarras magnéticas y los libros infantiles; mientras que con tres y cuatro años, el juego simbólico y la socialización, se aconsejan triciclos o bicicletas con apoyos, patinetes, balones, disfraces, muñecas, coches pequeños y juguetes para potenciar la memoria y la atención como cartas de parejas, dominós infantiles, útiles de pintura o para modelar".

Por último, los psicólogos señalaron que "a partir de los 11 años el juego simbólico disminuye considerablemente y se desarrollan fundamentalmente los juegos de reglas".