Desactivan dos artefactos explosivos hallados en Caravaca de la Cruz y El Carmolí-Cartagena

Imagen de uno de los artefactos explosivos desarticulados
GUARDIA CIVIL
Publicado 15/10/2018 15:15:39CET

Los artefactos, que se encontraban sin explosionar, han sido hallados por ciudadanos en zonas de monte

MURCIA, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de la Región de Murcia, gracias a la colaboración ciudadana, ha incautado y desactivado dos artefactos explosivos hallados en zonas de monte de los municipios de Caravaca de la Cruz y Cartagena.

La primera actuación tuvo lugar en Caravaca de la Cruz, cuando un vecino, mientras paseaba por una zona de campo del municipio, halló un objeto que parecía corresponder con una granada de mano, situación que puso en conocimiento de la Benemérita.

Rápidamente, una patrulla de prevención de seguridad ciudadana de la Guardia Civil se desplazó hasta el lugar, verificó el hallazgo del material explosivo y activó al Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos (GEDEX) para su retirada.

Poco después, los agentes TEDAX de la Benemérita llegaron hasta el lugar de la incidencia y se hicieron cargo del artefacto, el cual ha sido desactivado en una zona aislada y con las correspondientes medidas de seguridad.

También fruto de la colaboración ciudadana, en este caso en El Carmolí, término municipal de Cartagena, un ciudadano halló una granada cuando paseaba por una zona de monte y alertó a la Guardia Civil, explican fuentes de la Benemérita.

Como en el caso anterior, la Benemérita activó el protocolo previsto para este tipo de incidencias, verificó el hallazgo de una granada de mortero de 50 mm., el GEDEX la incautó y, en una zona aislada y con las correspondientes medidas de seguridad, la desactivó.

En ambos casos se trata de artefactos explosivos peligrosos por encontrarse intacta la carga y en estado de conservación regular, lo que hace que sean más inestables. La granada de mano de Caravaca de la Cruz puede que tenga su origen en la Guerra Civil española del siglo pasado y la granada de mortero podría proceder de alguna maniobra militar.

En estas situaciones, indica la Guardia Civil, la colaboración de los ciudadanos es clave para localizar los artefactos y así evitar su manipulación y posterior accidente, de forma que finalmente puedan ser custodiados, desactivados y destruidos con las preceptivas medidas de seguridad.

Tras lo que recomienda en el caso de encontrarse ante un objeto abandonado que pueda resultar sospechoso de ser artefacto explosivo, incendiario o pirotécnico, no tocar ni mover el objeto, llamar de inmediato al teléfono de urgencias: 062, que la Guardia Civil tiene disponible las 24 horas del día, para que los mismos puedan ser neutralizados y destruidos de manera segura por especialistas en la materia.

Si fuera posible, permanecer en las proximidades del lugar hasta la llegada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. En caso contrario, señalizar la zona o facilitar las coordenadas a través de algún programa o aplicación de localización GPS, muy habituales hoy día en algunos teléfonos móviles. Es decir, no tocar, no mover, señalizar y avisar al 062.