Los farmacéuticos avisan de que el alcohol y los diuréticos empeoran la hidratación y recomiendan beber 2 litros de agua

Actualizado 10/07/2012 16:50:15 CET
BENZUTER / WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha avisado de que las bebidas alcohólicas y los medicamentos, como por ejemplo los diuréticos, empeoran el estado de hidratación, y han recomendado consumir entre dos y 2,5 litros de líquidos, preferiblemente agua, a lo largo del día.

Estos consejos se enmarcan dentro de la campaña que el Consejo General de Farmacéuticos, a través de la Vocalía Nacional de Alimentación, ha puesto en marcha con el lema 'Tu mejor acción, Hidratación' y que tiene como objetivo ofrecer a la población, a través de oficinas de farmacia, consejos sanitarios para promover una correcta hidratación durante el verano.

Para ello, se ha editado un díptico en el que recoge un decálogo con recomendaciones dirigidas a los ciudadanos. Esta campaña, que se pone en marcha con la colaboración de 'Aquarius' y de 'Coca-Cola España', favorecerá el conocimiento de los ciudadanos sobre buenos hábitos de hidratación, especialmente durante los meses estivales.

Y es que, según han recordado los farmacéuticos, durante el verano es imprescindible beber aunque no se tenga sed y prestar una atención "muy especial" a las situaciones que favorecen la deshidratación como son el calor, la sequedad ambiental, la fiebre, los vómitos o las diarreas.

Además, estos profesionales han destacado que la sequedad de las mucosas y de la piel, la disminución de la cantidad de orina, la oscuridad y concentración de la misma, así como la pérdida brusca de peso, la somnolencia, la cefalea y la fatiga extrema, son también síntomas que "orientan hacia un cuadro de deshidratación".

Por ello, aconsejan ingerir agua y otras bebidas con sales minerales y con azúcares de absorción rápida, hidratarse antes, durante y después del ejercicio, comer alimentos que contienen líquidos como las frutas y verduras, aumentar el consumo de bebidas en las comidas copiosas, y tener en cuenta que la realización de algún tipo de dietas puede variar las necesidades específicas de hidratación.