Investigadores descubren en el Parque Regional de Sierra Espuña el primer nido del ave quebrantahuesos de la Región

Actualizado 03/11/2007 19:31:58 CET

MURCIA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores murcianos y miembros de la Fundación Gypaetus, junto responsables de la Dirección General del Medio Natural, han encontrado en el Parque Regional de Sierra Espuña el primer nido conocido del ave quebrantahuesos en la Región de Murcia que tiene una antigüedad de, al menos, 50 años.

Y es que la desaparición del quebrantahuesos en Murcia se produjo aproximadamente a mediados del siglo XX, y fue la persecución humana la "principal" causa de su extinción en todo el sur de la península ibérica, según informaron fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

En la década de los años 80 el investigador Miguel Ángel Sánchez, obtuvo algunas referencias de la presencia de la especie y su posible nidificación en Sierra Espuña, como el testimonio de un pastor del municipio de Mula (Murcia), quien aportó un dato que condujo al hallazgo del primer nido conocido de quebrantahuesos en la Región de Murcia.

La Fundación Gypaetus, que persigue conseguir una población estable e independiente del hombre en todo el sur peninsular, es beneficiaria de un proyecto LIFE para la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía y los ejemplares que fueron soltados en la Sierra de Cazarla han sobrevolado la Región, de forma que en la actualidad, se estudia si esta especie puede ser reintroducida en Sierra Espuña.

En este marco de colaboración con la Fundación y la dirección general del Medio Natural de la Consejería de Desarrollo Sostenible, varios investigadores vinculados al Parque Regional de Sierra Espuña, los agentes medioambientales y los técnicos de la Fundación Gypaetus, organizaron el pasado 11 de octubre el descenso al posible nido de quebrantahuesos situado en el Parque Regional de Sierra Espuña, con el objetivo de verificar su pertenencia en el pasado a una pareja de esta especie amenazada.

En el nido se hallaron varios huesos y dientes de ganado, y cerca de 20 excrementos de la especie, lo que "no arroja dudas" de que el quebrantahuesos vivió en la Región hasta hace aproximadamente 50 ó 60 años, según el comunicado.

Debido a que la dieta de estas aves se basa "principalmente" en huesos, sus deposiciones están compuestas de carbonato cálcico, de forma que se llaman coloquialmente 'tizas', y pueden perdurar durante décadas al abrigo de las cuevas donde se construyen los nidos.

Asimismo, los investigadores recogieron cáscaras de huevos y parte de una pluma, que podrán servir para una caracterización genética de los antiguos quebrantahuesos murcianos, y el nido contenía más de una decena de cuerdas de esparto trenzado, una honda, una esparteña y retales de ropa.