Más de 3.000 ciudadanos de la Región solicitan las ayudas para el alquiler de viviendas

Publicado 04/04/2015 13:29:46CET

MURCIA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Fomento, Obras Públicas y Ordenación del Territorio ha gestionado un total de 3.000 solicitudes de ayudas para el alquiler de vivienda destinadas a atender las necesidades de población con escasos medios económicos y otros sectores preferentes, como familias numerosas, mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, afectados por desahucios y víctimas del terrorismo.

"El derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada es el objeto central de esta línea de ayuda, recogida en el Plan estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbanas 2013-2016, que constituye un marco clave en la búsqueda de ese bienestar que procura cualquier sociedad comprometida con su mejor futuro", señaló el consejero de Fomento, Francisco Bernabé.

"El disfrute de una vivienda, incidió el consejero, es una condición imprescindible para el bienestar de la sociedad, y el alquiler es una herramienta sobre la que debemos de seguir trabajando para facilitar el acceso a una vivienda a quienes más lo necesitan". "Así, estas ayudas son verdaderamente necesarias y positivas", añadió.

Así, Bernabé recordó que este año se destinarán "dos millones de euros a ayudas al alquiler", con el fin de facilitar el acceso y la permanencia en las mismas a personas físicas pertenecientes a sectores de población con escasos medios económicos, según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

SOLICITUDES

El personal del servicio técnico de la Consejería está estudiando la documentación aportada por los solicitantes de las ayudas para comprobar que está perfectamente cumplimentada y valorar si reúnen los requisitos necesarios para acceder a las mismas.

Para ello, los interesados han tenido que aportar el contrato de arrendamiento, el certificado de empadronamiento de todos los miembros que residen en la vivienda, la nota simple del Registro que acredite la propiedad de la vivienda arrendada, el libro de familia, el certificado de los 24 dígitos correspondientes al código internacional de cuenta cliente (IBAN) del solicitante, la declaración responsable de cada una de las personas de la unidad de convivencia y, en el caso de extranjeros no comunitarios, la documentación acreditativa de la residencia legal en España.

Entre otros requisitos figura que la renta establecida en el contrato no supere los 500 euros mensuales y los ingresos de las personas que tengan o vayan a tener su domicilio habitual y permanente en la vivienda, consten o no como titulares del contrato, han de ser, en su conjunto, superiores a 0,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), e inferiores al triple de dicho indicador, es decir, entre 265 y 1.600 euros al mes.

Con todo ello, la comisión de valoración determinará el orden de prelación, atendiendo al resultado de aplicar una fórmula que, de acuerdo con los ingresos de la unidad de convivencia, primará el resultado cuantitativamente mayor sobre los inferiores.

Las ayudas al alquiler dan una cobertura de hasta el 40 por ciento de la renta anual que deban satisfacer los ciudadanos por el alquiler de su vivienda habitual y permanente durante un período de 12 meses, y con un límite máximo de 200 euros mensuales por vivienda y de 2.400 por anualidad.

Con esta cuantía, que se abonará trimestralmente, solamente se subvenciona el alquiler de la vivienda, con exclusión de cualquier otro concepto, como garaje, trastero o gastos de comunidad.