Publicado 02/08/2021 11:15CET

Murcia es la segunda región que más sube el precio de la vivienda frente al año pasado, un 6,70%, según Pisos.com

MURCIA, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La vivienda de segunda mano en Murcia en julio de 2021 tuvo un precio medio de 1.058 euros por metro cuadrado, un 2,56 por ciento más frente al mes de junio, el más llamativo del país. Interanualmente, se produjo un repunte del 6,70 por ciento, el segundo más intenso de España, según el informe mensual de precios de venta de pisos.com.

No obstante, Murcia fue la tercera autonomía más barata del país, por detrás del Extremadura (800 euros por metro cuadrado) y Castilla-La Mancha (827 ).

En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en julio de 2021 registró un precio medio de 1.848 euros por metro cuadrado, arrojando un ascenso mensual del 0,15 por ciento. De un año a otro, la cifra registrada marcó una subida del 1,96 por ciento.

Según director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, "los precios siguen sin dar grandes sorpresas, con subidas y ajustes poco pronunciados, lo cual es una buena noticia para la economía española, que tiene en el sector inmobiliario un aliado fiel".

El portavoz del portal inmobiliario ha indicado que "el ahorro, que alcanzó máximos históricos a finales del año pasado, está volviendo a mirar al ladrillo porque, sin duda, hablamos de una inversión segura, con garantías y con grandes posibilidades de revalorización". El experto sostiene que "es probable que este verano no decaiga la actividad en el mercado de la vivienda como ha ocurrido otros años".

Asimismo, Font ha señalado que "tras un 2020 fuertemente condicionado por la crisis pandémica y un primer semestre de 2021 de progresiva vuelta a la normalidad, es de esperar que parte de la demanda que ha estado esperando un panorama económico más estable, por fin se decida y aproveche estos meses más tranquilos para filtrar oferta y visitar inmuebles en venta".

Todo apunta a que de aquí a finales de año "las operaciones de compraventa y la concesión de hipotecas van a pisar el acelerador". Sin embargo, Font ha admitido que "no hay que perder de vista el impacto que podría tener una Ley de Vivienda que acumula mucho retraso".