Publicado 29/03/2014 13:32

El murciano Miguel Sánchez gana el Premio Especial Emprendedores de la Ingeniería Técnica Industrial de España

La iniciativa empresarial será apoyada con la dotación económica, el asesoramiento técnico e industrial

MURCIA, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El murciano Miguel Sánchez Santiago, ingeniero técnico industrial, ha conseguido que su proyecto Cortafuegos Forestal Artificial reciba el Premio Nacional de Emprendedores convocado por el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial de la Fundación Técnica Industrial, fallado esta semana en Madrid.

El proyecto sobre 'Cortafuegos Forestal Artificial' concentra múltiples ventajas para la intervención humana en la mayoría de los incendios que se producen en nuestro país, según han informado fuentes del Colegio de Ingenieros en un comunicado.

De este modo, puede salvar la vida de los propios bomberos en las acciones donde el cambio de aire se produce cerca a los efectivos de extinción; facilita el ataque a los focos de fuego en monte bajo y previene su propagación; y también tiene una vertiente muy ecológica para la fauna de territorios con tantos meses de sequía como la Región de Murcia.

Además, dadas las fechas a las que nos acercamos, toma especial relevancia ante el verano próximo que, por las abundantes lluvias, llenará los montes de vegetación y matorral

En el primer caso señalado, en cuanto a la ayuda a los efectivos profesionales ante el fuego, Miguel Sánchez explica que se puede crear una zona de exclusión con los dispersores que humedecen en forma de abanico un importante perímetro y abre una línea mojada de salida del centro del fuego.

Y es que, el proyecto es un sistema que permite el control, sectorización, prevención y extinción de focos de incendio en monte, dando una respuesta rápida a los equipos de extinción en la mayoría de los incendios que se producen en nuestro país.

Permite crear vías de evacuación para los propios bomberos y un medio efectivo de crear zonas seguras del vehículo que participan en las labores de extinción. En su aspecto comercial está orientada como una instalación portátil que sea de fácil instalación y que permita con pocos recursos ponerla en funcionamiento en un corto espacio de tiempo.

La innovación del producto radica en las válvulas que actúan como rociadores de agua, las cuales permiten solapar tiempos de funcionamiento , parámetros que nos permiten optimizar consumos y al mismo tiempo realizar un control más efectivo, de la zona a controlar.

Por otro lado, también permite la conexión directa a la válvula para colocar mangueras que permita a los equipos de extinción actuar sobre los rescoldos resultantes en el incendio.

El presidente del Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial de España, el yeclano José Antonio Galdón, manifestó su satisfacción por el premio que el jurado, compuesto por grandes expertos empresariales, ha dado a Miguel Sánchez tras un minucioso estudio de todos los proyectos presentados desde todos los puntos del país.

"Este premio manifiesta el alto nivel de la ingeniería de Murcia y el talento de los profesionales que trabajan codo con codo en la Comunidad Autónoma", señaló Galdón.

El presidente del COGITI animó a todos los ingenieros de la Región a participar en futuras ediciones ya que tiene constancia de la originalidad de muchos proyectos de los ingenieros emprendedores de aquí.

"Desde el COGITI les podemos ofrecer el asesoramiento y el apoyo técnico para que saquen adelante su idea y se materialice en empresas creadoras de empleo cualificado", apuntó.

La convocatoria del Premio Especial partió de la Fundación Técnica Industrial, con motivo del 60º Aniversario de su revista, y ha contado con la participación de Wolters Kluwer Formación SA, como empresa patrocinadora.

Los trabajos presentados a esta convocatoria debían versar sobre un proyecto de oportunidades de negocio para emprendedores, que recogiera las directrices de cara a crear una empresa, aportando soluciones que simplifiquen al máximo su creación y la utilización de la logística más adecuada.

Se trata, por tanto, de premiar el desarrollo y la puesta en práctica de una idea innovadora en el ámbito empresarial e industrial. Por ello, la dotación del Premio se ha estructurado en dos fases, una primera para premiar la idea emprendedora (dotada con 1.000 euros), y la otra premiando su puesta en práctica (dotada con 4.500 euros), y diploma acreditativo, sobre el tema, 'Un proyecto de ideas prácticas para emprendedores'.