PP exige en el Congreso un Pacto Nacional del Agua que "consagre los trasvases y evite un desierto"

Ascensión Carreño
PP
Publicado 13/12/2018 14:06:26CET

MURCIA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La portavoz de la Comisión de Agricultura del PP en el Congreso de los Diputados, Ascensión Carreño, ha exigido este jueves un Pacto Nacional del Agua que "consagre los trasvases y evite que buena parte de España, entre ella la Región de Murcia, se convierta en un desierto".

Igualmente, ha advertido que "se trata de apostar por una política nacional de agua, eficiente justa, optimizada y garantizada, así como nuevas infraestructuras hidráulicas que contemplen inversiones con alcance para todos los territorios de España".

Así lo ha defendido en el Pleno de la Cámara Baja, tal y como recoge el texto alternativo presentado por los parlamentarios del PP, al dictamen del agua que pactaron PSOE y Podemos y partidos independentistas y nacionalistas, un texto que Carreño ha definido como "ideológico y podemizado",

Para Carreño, "es absolutamente necesario acometer nuevas obras hidráulicas, finalizar otras, y mantener las existentes", porque, a su juicio, "es imprescindible contar con una red de infraestructuras interconectadas como las interconexiones entre las desaladoras existentes", a lo que ha añadido la importancia de "modernizar los regadíos, fomentar la innovación y la investigación".

"Incrementar la eficiencia, cumplir con los objetivos ambientales, donde la regeneración de las aguas procedentes del saneamiento y la depuración son la herramienta fundamental para el PP", ha dicho Carreño, para defender "un Plan Nacional de reutilización o la puesta en marcha de los Planes de Gestión del riesgo de inundaciones".

INVERSIONES HIDRÁULICAS

La parlamentaria nacional del PP ha destacado la importancia de las inversiones hidráulicas para que el agua llegue a todas las zonas de Aragón, Castilla-La Mancha, Andalucía o la Región de Murcia, y a todos los territorios de España que sufren escasez "a través de inversiones no solo en las cuencas deficitarias, sino en las excedentarias también".

Inversiones, ha especificado, "para obras de canalización o ampliación de embalses de regulación que se debían haber hecho en los territorios de Aragón, con los miles de millones que dejó perder el Gobierno de Zapatero de Fondos Europeos, y en el Tajo con los cerca de 500 millones de euros que han pagado los agricultores de Almería, Alicante y Murcia por el agua y que deberían haberse invertido en obras hidráulicas y en mejorar el abastecimiento a los municipios que todavía tienen dificultades en Castilla La Mancha".

Carreño ha hecho, durante su intervención, mención expresa a la gobernanza del agua en cuanto a eficiencia, sostenibilidad y coste; de ahí que haya defendido igualar su precio entre las distintas comunidades autónomas "porque los agricultores la pagan muy cara, sobre todo los del Levante, y ahora el Gobierno socialista les hará pagar el agua desalada al doble de precio".

Carreño ha explicado en la sesión plenaria de hoy que el documento presentado por el PSOE y aprobado "no ha tenido en cuenta las recomendaciones de los expertos que han participado", y ha lamentado "el escenario pesimista en el que se mueven los regantes y agricultores con la política hídrica de la izquierda".

Asimismo, ha reprochado al PSOE "su falta de reconocimiento" al esfuerzo del sector agroalimentario en relación a la depuración, reutilización, ahorro de agua, innovación, en tecnología o investigación, para hacer cada vez una agricultura sostenible.

Se ha dirigido, en su intervención, a los parlamentarios del PSOE y Podemos, "ustedes -ha continuado- han despertado, preocupación, desasosiego y pánico ante su brutal desconocimiento, negando la existencia de cuencas deficitarias y de cuencas excedentarias como ha afirmado la ministra del Gobierno de Pedro Sánchez".

En este punto, Carreño ha lanzado una pregunta a la Cámara, "piensan que las cuencas del Segura, Júcar, Catalana y Mediterránea Andaluza no son deficitarias, porque sus aportes son inferiores al consumo, existiendo un grave déficit hídrico estructural en todo el área del sureste peninsular".

Por otro lado, ha lamentado que el documento aprobado niegue la necesidad de interconectar cuencas, argumentado que los trasvases no son eficaces.

Al respecto, ha recordado que "han amenazado con redimensionar el servicio de los trasvases existentes y cerrar otros, como el Trasvase-Tajo Segura; por primera vez en la historia, se suspendió de forma unilateral de manera sectaria e ideológica, cuando habían recursos suficientes y lo han hecho ignorando la ley vigente".

"La izquierda ha politizado un recurso vital como es el agua, que debe estar garantizada en su acceso y coste para todos los españoles, porque es un elemento esencial para vivir", ha añadido.

Entre otras claves, ha detallado que en el documento aprobado por las fuerzas políticas de izquierda y sus socios los independentistas "se desprecian los Planes Hidrológicos de Cuenca, y proponen disminuir la representación de la Administración y de los regantes en los Consejos de Cuenca y en Consejo Nacional del Agua". Según Carreño, "no se puede entender que se viertan al mar en torno a los 100.000 hectómetros cúbicos y que luego la tengamos que desalar".

Por ello, ha asegurado que "solo el PP puede garantizar el suministro a todas las comunidades", un suministro avalado por nuevo Plan Hidrológico Nacional con más de 300 actuaciones y una dotación presupuestaria que supera los 20.000 millones de euros, y que incluye inversiones en toda España según avanzó nuestro presidente nacional, Pablo Casado el pasado sábado en la Región de Murcia".

Para finalizar, ha hecho un último guiño al consenso de todos y ha pedido el voto particular al texto alternativo presentado por el PP porque "en España hay agua, pero tenemos que ser capaces de gestionarla bien, adaptándola al cambio climático con más inversión y planificación, porque los agricultores no pueden estar pendientes de si llueve, o no, o de si Pedro Sánchez o Pablo Iglesias deciden si se trasvasa agua o no".