El robo de aceite residual doméstico de los contenedores habilitados aumenta un 68 por ciento en el último año

Contenedor Aceite Usado
AYUNTAMIENTO SAN JAVIER
Publicado: sábado, 20 abril 2013 12:00

MURCIA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El robo de aceite residual doméstico depositado en los contenedores repartidos por toda la Región (naranjas) ha aumentado en el último año un 68 por ciento, según ha calculado la Asociación de Aceites Domésticos de la Región de Murcia (Aertamur), encargada de recoger la mayoría de los contenedores naranjas ubicados en la vía pública.

Aertamur ha registrado en 2012 un total de 128 incidencias por rotura de contenedores para robar ese residuo y su posterior venta, "desconocemos en qué mercados secundarios se destina ese aceite, ha denunciado el gerente de Jobufer, José Bueno.

Jobufer es una de las empresas integrantes de Aertamur y el único gestor autorizado en la Región de Murcia para poder tratar el aceite usado de cocina.

A esto se suma, según Bueno, a que algunos establecimientos de hostelería están entregando ese aceite usado de sus freidoras a gestores no autorizados o a transportistas que no especifican a qué gestor entregan el residuo mediante un documento de aceptación, lo que les podría acarrear multas entre los 900 y los 45.000 euros, según establece la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.

Esa misma ley establece sanciones de entre 46.000 y 1.650.000 euros para las empresas no autorizadas que recojan ese residuo.

Según recoge Aertamur, solo existen dos figuras autorizadas para la recogida, transporte, almacenamiento y tratamiento de este residuo, que son el transportista de residuos no peligrosos (únicamente puede recoger el aceite y está obligado a transportarlo directamente a gestor autorizado), y el gestor autorizado con planta de tratamiento (que puede hacer todo lo demás y también tratar el residuo).

Los hosteleros que contratan empresas que no pueden garantizar su trazabilidad están asumiendo el riesgo de ser denunciados, verse sometidos a inspecciones de sanidad, o incluso incurrir en desvíos a la cadena alimenticia humana, cometiendo daños a la salud pública. Pero este residuo no es exclusivo del sector hostelero, desde los hogares de la Región también se vierten millones de litros por el desagüe, adhiriéndose a las cañerías y encareciendo los tratamientos de depuración de aguas residuales.

Lo correcto es verter el residuo en botellas y depositarlos en un contenedor autorizado.

Aertamur, por ejemplo, gestiona mensualmente más de 400 contenedores naranjas repartidos en 39 de los 45 municipios de la Región de Murcia, recogiendo en 2012 98.829 litros (un 32 por ciento más que en 2011) de aceite doméstico, lo que se traduce en que cada vez son más los hogares y establecimientos hosteleros que se conciencian con este tipo de reciclaje.

No obstante, también han aumentado los fraudes. Los 'piratas' que recogen indebidamente los residuos en establecimientos hosteleros --muchos de ellos se lo entregan por desconocimiento de las sanciones que podrían ponerles--, como los robos en los propios contenedores, concluye José Bueno.