Salud refuerza la detección del trastorno del espectro alcohólico fetal formando profesionales de atención primaria

Publicado 08/09/2019 12:29:51CET

MURCIA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud ha impartido en lo que va de año formación específica sobre el cribado durante el embarazo y la detección precoz del Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) a 250 profesionales de atención primaria.

Este lunes se conmemora el Día Mundial del Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (el día 9 del mes 9, por los 9 meses del embarazo) para que la sociedad en general tome conciencia de lo fácil que es evitarlo.

Los trastornos del espectro alcohólico fetal con frecuencia presentan un infradiagnoìstico o diagnóstico tardío, por lo que Salud ha reforzado las medidas de detección precoz para favorecer así el diagnóstico adecuado y poder establecer medidas preventivas y rehabilitadoras, además de la intervención precoz en niños especialmente vulnerables y susceptibles de mejora.

Entre las actuaciones que lleva a cabo Salud también se encuentra la 'Hoja verde de cribado medioambiental del embarazo y crianza' de la Unidad de Pediatría Ambiental del hospital Virgen de la Arrixaca. Se trata de una herramienta de innovación creada en la Región que permite detectar, informar, reducir e incluso eliminar los factores de riesgo medioambientales relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas.

Además, Salud trabaja también en el desarrollo de marcadores bioquímicos que contribuyan a mejorar el diagnóstico precoz y detección de embarazadas en riesgo por exposición a alcohol.

Actualmente en la Región la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica realiza el seguimiento, desde 2011, a 550 niños en riesgo de padecer trastorno del espectro alcohólico fetal por estar expuestos intraútero principalmente a alcohol.

ES TOTALMENTE PREVENIBLE

Las mujeres que están buscando el embarazo o están embarazadas no deben consumir alcohol en ningún momento del embarazo ya que hacerlo puede tener graves consecuencias para la salud de los hijos.

"No se sabe de ninguna cantidad de alcohol que la madre pueda ingerir durante el embarazo sin ningún riesgo al igual que tampoco existe una etapa del embarazo que se considere segura para tomar alcohol", subrayó el director general de Salud Pública, José Carlos Vicente.

El 90 por ciento del cerebro de los niños se forma durante el embarazo y el primer año de vida, por lo que, según enfatizó Vicente, "este periodo es especialmente sensible y hemos de protegerlo". Se trata de un problema de salud cien por cien prevenible, "por lo que lo más seguro para la salud del bebé y de la madre es abstenerse por completo de ingerir alcohol durante todo el embarazo", apuntó el director general.

Los afectados pueden tener características faciales anormales, problemas de crecimiento y del sistema nervioso central. También pueden tener problemas de aprendizaje, memoria, atención, comunicación, vista o audición.

La Consejería también desarrolla el programa 'Argos' de prevención del consumo de alcohol y otras drogas y el 'Proyecto Nacer y crecer sin OH' para la prevención, disminución de los efectos neurotóxicos y manejo de los daños por exposición prenatal a alcohol y otras drogas de los hijos de madres que han consumido alcohol en el embarazo.

El alcohol es el neurotóxico considerado la primera causa de retraso mental prevenible en el mundo. Entre las secuelas del consumo de alcohol durante el embarazo destaca que el 27 por ciento de los niños nacen de forma prematura, frente al 10 por ciento habitual; el 30 por ciento presenta un perímetro cefálico pequeño; el 57 por ciento sufre retraso del neurocomportamiento; y el 10 por ciento tiene malformaciones mayores, principalmente cardíacas, según los datos de la Unidad de Salud Medioambiental Pediátrica del hospital Virgen de la Arrixaca.

Contador