La secretaria general de Juventudes Socialistas de Gijón renuncia a su cargo y se da de baja como militante

Actualizado 23/05/2011 15:13:41 CET

Arantxa Margolles deja la formación desilusionada por su "progresiva derechización" y la subordinación a intereses económicos

GIJÓN/OVIEDO, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El resultado electoral en Gijón se ha cobrado ya a a su primera 'víctima', al renunciar a su cargo la secretaria general de Juventudes Socialistas de Gijón, Arantxa Margolles, y darse esta de baja como militante tanto de esta organización como del PSOE. "Tomo esta decisión una vez finalizada la campaña electoral como el último resquicio de lealtad que me quedaba hacia ambas organizaciones políticas, a pesar de mi deseo de desvincularme de ellas desde hace meses", señala en un comunicado.

En el escrito, Margolles explica que aplazó esta decisión al ser incluida en la candidatura socialista al Ayuntamiento de Gijón, con el número 16 y haber firmado su compromiso con la misma previamente, para "perjudicar lo menos posible a un partido político que siempre ha tenido de mí todo el compromiso que pude darle en cada momento", apunta.

Según ella, renuncia, después de siete años de militancia, al darse cuenta de que el partido no representa ahora el lugar donde quería estar cuando se afilió. Y aunque dice seguir sintiéndose socialista, apunta que la ilusión que tenía por aquel entonces, con apenas 21 años, de formarse políticamente y ayudar a formarse a los demás con el objetivo de construir un proyecto izquierdista, "se ha ido diluyendo en los últimos años y, especialmente, meses", apostilla.

"Son razones, sobre todo, ideológicas", añade el comunicado. "No me siento capacitada para defender una forma de hacer política cada vez más derechizada, una reforma laboral injusta que atenta no sólo contra mi propio futuro, sino contra el de miles de jóvenes; y la subordinación cada vez más extrema a los intereses económicos en detrimento de los sociales", continúa.

Margolles dice además que No podría defender, sin sentirse avergonzada de sí misma por ello, "un Gobierno que no sabe a dónde va y que olvida que son las clases sociales más bajas, la juventud y las minorías quienes lo auparon a donde está".

También critica la "progresiva derechización" sufrida dentro del Partido Socialista, donde las opiniones discrepantes cada vez llevan menos al debate y, háganse como se hagan, "nunca son bien recibidas", apunta.

Pese a todo, concluye su escrito con un mensaje de esperanza de que en el futuro se vuelva a recuperar el espíritu reivindicativo que una organización como Juventudes Socialistas tuvo una vez, hace ya bastantes años, según ella. "Espero y deseo que el Partido Socialista Obrero Español, del que hoy me desvinculo para siempre, vuelva a recordar qué significan sus siglas, quiénes fueron sus fundadores y quiénes sus votantes tanto hoy como ayer", señala.