Actualizado 03/06/2007 19:57 CET

27-M.- PSN retoma mañana los contactos bilaterales con los partidos para aclarar su política de pactos

PAMPLONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Partido Socialista de Navarra iniciará mañana la segunda ronda de contactos bilaterales con el resto de fuerzas parlamentarias con el objetivo de definir su política de pactos.

La previsión que manejan las diferentes siglas es que tampoco en esta semana se definan claramente las alianzas. Una cita referencial de estos días es el sábado 9, día en el que comité federal del PSOE, máximo órgano entre congresos, valorará la política de pactos en Navarra.

El pasado viernes, la Ejecutiva del PSN se decantó por no permitir que UPN siga en el Gobierno y que Fernando Puras lidere el próximo gobierno. No obstante, a la vista de que la decisión es "compleja", la Ejecutiva avanzó que respaldará la propuesta del candidato y del secretario general, Carlos Chivite, a los que encomendó avanzar en las consultas.

De hecho, todas las posibilidades siguen abiertas, según lo perciben el resto de fuerzas con representación parlamentaria. Fuentes regionalistas comentaron a Europa Press que nada está cerrado y confiaron en que todavía sea posible alcanzar un acuerdo. Por su parte, Izquierda Unida no creará una comisión negociadora mientras el PSN no responda afirmativamente a su ofrecimiento de pacto.

LA SEMANA

Las elecciones al Parlamento foral arrojaron un resultado de 22 escaños para UPN y 2 para CDN, perdiendo así la mayoría absoluta en la Cámara. Otros 12 fueron para Nafarroa Bai, 12 para PSN y 2 para Izquierda Unida.

Puras analizó que Navarra pidió un cambio "en la forma" de gobernar y anunció un periodo de reflexión para alcanzar una solución que garantice "la estabilidad y gobernabilidad desde el respeto al mandato de los ciudadanos", con críticas para UPN y PP por las acusaciones vertidas contra los socialistas durante el proceso de diálogo con ETA y expresando sus dudas sobre el futuro interno de la coalición nacionalista.

El martes, Miguel Sanz ofreció a Fernando Puras un gobierno de coalición, sin renunciar a la presidencia pero con un "generoso" reparto de cargos. Otra posibilidad era un gobierno en minoría de UPN durante toda la legislatura. Estas fórmulas han sido apoyadas desde el Estado por Mariano Rajoy y por los líderes confederales de UGT y CCOO, entre otros.

Por su parte, la coalición liderada por Patxi Zabaleta ya ha dejado claras sus premisas. Que, al igual de UPN, no apoyará un gobierno en minoría de PSN e IU y que tampoco aceptará fórmulas que caduquen en las elecciones generales.

Aboga por un acuerdo público y por escrito basado no en el reparto de cargos sino en un programa, que no recogerá la consulta ciudadana sobre la unión con Euskadi pero sí, en su opinión, una reforma del Amejoramiento, así como convenios con la CAV, que ahora no existen, a diferencia de lo que ocurre con otras CCAA limítrofes. Y considera que el acuerdo debe tener reflejo en los ayuntamientos, como en Pamplona, en donde Uxue Barkos está dispuesta a aceptar los votos de ANV para su investidura.

Al respecto, Ion Erro, de IUN, ya advirtió que su formación es "decisiva" para los equipos municipales de 11 municipios y, dado que estos se configuran el sábado 16, reclama que las bases de un gobierno de "izquierdas" estén definidas para ese día. Por su parte, CDN anunció que no formará parte de una fórmula que incluya a Nafarroa Bai.

Así, el debate no sólo afecta al Gobierno de Navarra. El acuerdo para el Ejecutivo tendrá su reflejo en una decena de ayuntamientos, en varios de los cuales UPN es la lista más votada pero no ha logrado mayoría absoluta, caso de Burlada o Barañáin.

Las conversaciones tiene unos límites. El sábado 9, el comité federal del PSOE, máximo órgano entre congresos, valorará la política de pactos en Navarra. El día 16 se constituyen los ayuntamientos y el miércoles 20, toman posesión los nuevos parlamentarios forales y se elige la Mesa y al presidente de la Cámara, que tiene diez días para proponer presidente del Ejecutivo navarro.