27-M.- Trias prioriza la acción social y Hereu promete dar un vuelco a las políticas "inexistentes" del Govern de CiU

Actualizado 04/05/2007 23:31:53 CET

Hereu acusa a Trias de "ser el heredero de la tradición que no creyó en Barcelona" y éste promete devolver la ilusión del 92

BARCELONA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El candidato de CiU a la Alcaldía de Barcelona, Xavier Trias, aseguró hoy que su primera prioridad será dar respuesta a las necesidades sociales, mientras que el alcaldable del PSC, Jordi Hereu, prometió "dar la vuelta" a las políticas sociales y de vivienda que CiU "no hizo cuando estaba en la Generalitat".

Los reproches entre Hereu y Trias por la acción de gobierno realizada por los socialistas durante los 28 años en el Ayuntamiento de Barcelona y la que hicieron los nacionalistas durante los 23 años del gobierno de Jordi Pujol fueron una constante en el primer debate 'cara a cara', organizado por el diario 'El País'.

Trias acusó al Ayuntamiento de "haberlo hecho fatal" a la hora de dar respuesta a las necesidades sociales y de haber posicionado Barcelona "a la cola en el gasto social", a lo que Hereu le replicó que el gobierno municipal "ha tenido que suplir durante 23 años la falta de apoyo de la Generalitat".

El candidato socialista aseguró que "ahora se abre la oportunidad de construir el cuarto pilar del Estado del Bienestar", con la universalización de los servicios sociales mediante la Ley de Dependencia y la de Servicios Sociales y advirtió de que "quien mejor lo puede desplegar es el PSC, porque es el que lo ha impulsado".

La alusión a la Ley de Dependencia provocó la reacción de Trias, quien advirtió de que CiU "no apoyará una ley que invade competencias y no apoya el autogobierno" y le reclamó que como alcalde de Barcelona "esté al lado del presidente de la Generalitat y del Estatut".

Trias le pidió mayor inversión en servicios sociales, "en vez de gastar 17 millones de euros en propaganda para promocionarse y construir una plataforma sobre el mar para poner focas", lo que incentivó la respuesta de Hereu, quien le reprochó el apoyo de CiU al Gobierno del PP.

"La España que iba bien y a la que ustedes dieron apoyo no puso instrumentos para garantizar la cohesión social e hizo una política a la baja en gasto social" y todo "con el consentimiento de CiU", advirtió el alcaldable del PSC.

LA VIVIENDA CENTRA LA MAYOR PARTE DE LAS DISCREPANCIAS.

Uno de los capítulos que generó más discrepancias fue el de vivienda. Trias prometió "no vender nunca más suelo público" en Barcelona y tachó de "escándalo" no haber priorizado las políticas a favor de la vivienda, a lo que Hereu le replicó que el Ayuntamiento ha invertido 504 millones en este ámbito durante el mandato.

Hereu, quien prometió impulsar 12.000 pisos protegidos en la próxima legislatura, reprochó a Trias que el Govern de CiU "no generó ningún piso de protección oficial en Barcelona", a lo que éste le replicó que "todo se le ocurre a 15 días de las elecciones, porque parece que llegaron ayer al Ayuntamiento".

Respecto al ámbito de infraestructuras, ambos volvieron a poner de manifiesto sus discrepancias sobre el trazado del AVE por el centro de la ciudad. Trias volvió a defender el corredor del Vallès como "única opción" que "garantiza que el AVE llegará a la frontera con Francia en 2009".

Hereu advirtió de que si se impulsa esta opción del Vallès "no habrá el impulso necesario para hacer el trazado Sants-Sagrera, porque quedaría en vía muerta". Insistió de nuevo en que la construcción del túnel del AVE "permite doblar Cercanías y transformar el norte de la ciudad".

Respecto al futuro de la ciudad, Hereu advirtió de que la única alternativa al PSC es el modelo conservador de Trias a quien acusó de ser "heredero de la tradición que nunca creyó en Barcelona", mientras que el alcaldable de CiU prometió devolver la ilusión de la Barcelona de los Juegos Olímpicos y "cambiar las actuales inercias".

La alusión al 92 provocó la sonrisa de Hereu, quien le criticó por su "incoherencia" y advirtió de que los socialistas representan este espíritu, pero prometió "renovar el proyecto de estos años para adaptarnos a los nuevos retos de la Barcelona del 2007".