Actualizado 17/02/2007 20:29 CET

Unas 400 personas se manifiestan en Pamplona para pedir "la abolición" de la Audiencia Nacional

PAMPLONA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Unas 400 personas, entre ellos varios de los 12 acusados por actos de 'kale borroka' entre junio de 1994 y enero de 1997, se manifestaron hoy por las calles del centro de Pamplona para pedir "la abolición de la Audiencia Nacional" y criticar que este juicio, que se ha aplazado en dos ocasiones, "es político".

La marcha partió a las 17,30 horas de la estación de autobuses para continuar por la Avda Baja Navarra, calle Amaya, calle Estafeta y Chapitela, y finalizar en la plaza del Castillo, donde se leyó un comunicado en castellano y en euskera.

Los manifestantes portaron una pancarta en la que se leía 'Auzitegi Nazionala. Tribunal Antidemokratitea. Epaiketa politikoriz ez! (Audiencia Nacional, tribunal antidemocrático. Juicios políticos, no). Asimismo, exhibieron un cartel en el que solicitaban la puesta en libertad de Iñaki de Juana Chaos.

En declaraciones a los periodistas, Carlos Montoya, uno de los acusados, indicó que en la Audiencia Nacional "falta democracia y se vulneran los derechos", por lo que pidió "la abolición" del tribunal y la suspensión "de todos los juicios farsa que vive este pueblo".

En el comunicado, que fue leído por David Abárzuza, otro de los acusados, se señalaba que un tribunal "no puede aceptar testimonios conseguidos bajo torturas, y sucede todo lo contrario para dar impunidad a su eficacia policial".

"Se juzga a personas por su ideología, por ser de izquierdas y abertzale y tener un proyecto alternativo a España llamado Euskal Herria", añadió.

El Estado de Derecho "no es más que la dictadura de las leyes, del poder judicial bajo el control de intereses políticos, que pretenden mantener la unidad de España por encima de todo", afirmó Abárzuza.

ENTRE 9 Y 58 AÑOS DE PRISIÓN

El fiscal, que solicita para los 12 acusados penas que oscilan entre 9 y 58 años de prisión, les imputa delitos de colaboración con banda armada, lesiones terroristas, tenencia ilícita de armas, tenencia de sustancias explosivas, daños, estragos e incendio.

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional aplazó el pasado jueves de nuevo el juicio que tenía previsto continuar contra los acusados, al admitir a trámite el incidente de recusación presentado por las defensas contra la presidenta del tribunal, Angela Murillo, al entender que se contaminó al haber intervenido en la resolución de distintos recursos de apelación presentados durante la instrucción de la causa.

NIEGAN SU PARTICIPACIÓN

Los doce acusados negaron el pasado día 9, cuando se reanudó tras una suspensión anterior en septiembre del año pasado, su participación en los hechos que se les imputa.

En todos los casos aseguraron no tener conocimiento ni haber colaborado en ninguno de los actos de violencia de los que se les acusa, entre los que se encuentra el lanzamiento de "cócteles molotov" contra un coche de Policía en el que dos agentes resultaron heridos, uno de ellos muy grave.

También se les imputa el incendio con "cócteles molotov" de dos camiones de TVE, también en Pamplona, cuando dos vigilantes jurados custodiaban los vehículos, alcanzando a uno de ellos uno de los artefactos arrojados sin producirle lesiones.

Otros ataques por los que el fiscal acusa a los procesados se dirigieron contra la Comandancia de Marina de San Sebastián, autobuses urbanos, vehículos policiales, cabinas telefónicas, cajeros automáticos y sedes bancarias.