Actualizado 11/12/2007 14:25 CET

Los acusados de la metalúrgica Extruperfil destacan la "sensibilidad" de la Fiscalía de Sevilla al retirar los cargos

SEVILLA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los once trabajadores de la empresa metalúrgica 'Extruperfil' acusados de un delito de coacciones por los piquetes organizados en 2003 a raíz del despido de cinco empleados destacaron hoy la "racionalidad y la sensibilidad" de la Fiscalía de Sevilla, después de que las partes llegaran a un acuerdo previo a la celebración del juicio previsto para hoy en el Juzgado de lo Penal número 12 de Sevilla.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de acción sindical de CC.OO. apuntó que el fiscal ha retirado todos los cargos de las coacciones y ha planteado la absolución de seis de los acusados.

Asimismo, el Ministerio Público mantuvo una multa de 60 euros para los cinco imputados restantes por una falta de daños, por la que deberán pagar además una indemnización de 298,60 euros a la empresa al atacar uno de los vehículos de la compañía.

En la puerta de los juzgados ubicados en El Prado de San Sebastián alrededor de 300 sindicalistas de CC.OO. estuvieron concentrados durante la celebración del juicio en señal de "apoyo" a los compañeros imputados, si bien, la manifestación fue "silenciosa".

La Fiscalía de Sevilla ya informó ayer de que finalmente ambas partes acordaron resolver la vista oral mediante una conformidad entre la Fiscalía y los acusados. En el acuerdo se reconoce la existencia de "discusiones e insultos" cruzados entre el piquete y algunos de los trabajadores de esta empresa radicada en Dos Hermanas el pasado 17 de octubre de 2003, hechos que no fueron denunciados por los propios afectados.

Dado que los mencionados trabajadores accedieron a las instalaciones pese al piquete informativo, "no se considera que la acción sindical tuviera por finalidad impedir el desarrollo del trabajo, aunque sí persiguiera que estos se unieran a la huelga", resume el fiscal a la hora de argumentar su retirada provisional de los cargos a seis de estos afiliados a CC.OO.

El Ministerio Fiscal sólo mantuvo una acusación de falta de daños contra cinco de los trabajadores que habrían zarandeado un vehículo de Extruperfil en el que se trasladaban algunos de los trabajadores que no se unieron a la huelga cuando abandonaban el centro de trabajo tras la jornada laboral. En ese momento, según señala la Fiscalía, una pedrada alcanzó al citado coche hasta el punto de que éste recibido daños tasados en un valor de 298,60 euros.

Los hechos acontecidos el pasado 17 de octubre de 2003, cuando la citada empresa dedicada a la transformación del acero vivía una huelga de 24 horas promovida por CC.OO. a consecuencia del despido de cinco miembros de la plantilla, una serie de resoluciones de contratos que el juzgado número 11 de lo Social declaró improcedentes más tarde.