Actualizado 26/04/2007 17:17 CET

La Agencia Tributaria investiga 30 operaciones financieras en las que intervinieron más de mil billetes de 500 euros

PALMA DE MALLORCA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Delegación especial de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) en Baleares investiga actualmente un total de 30 expedientes que corresponden a operaciones financieras realizadas entre 2004 y 2005 en las que intervinieron más de mil billetes de 500 euros, al hallar índices de fraude fiscal.

Así lo manifestó a Europa Press el delegado de la AEAT para Baleares, Raúl Burillo, quien manifestó que esa es la parte que corresponde al archipiélago de las 2.000 operaciones, en que se pagó más de medio millón de euros con billetes del máximo valor, que se investigan en todo el Estado y aclaró que los resultados de estas pesquisas se conocerán próximamente.

A este respecto, Burillo recordó las recientes declaraciones del director de la AEAT, Luis Pedroche, quien señaló que algunos de estos expedientes serán denunciados ante la Fiscalía por la presunta comisión de un delito fiscal, situación que podría afectar a las islas, según adelantó el delegado autonómico.

Burillo manifestó que ya se conoce la identidad de las empresas participantes en estas operaciones --cuya filiación exacta y ámbito de actividad rehusó aclarar por el momento-- e indicó que, antes que nada, es necesario conocer si "tienen una justificación clara" u obedecen a algún tipo de irregularidad que pudiera ser legalmente punible.

Estas actuaciones se enmarcan en el 'Plan de Prevención del Fraude Fiscal en 2006', que permitió realizar el año pasado 6.335 controles selectivos en todos los sectores de actividad con representación en las islas para detectar casos de fraude fiscal, lo que supone un incremento del 50,7 por ciento respecto a 2005, cuando se realizaron 4.204 de estas actuaciones.

El 'Plan de Prevención del Fraude Fiscal', fue puesto en marcha en 2005 y sus principales objetivos son establecer las medidas preventivas necesarias para evitar el fraude fiscal, emplear la investigación como método de control, el cobro de las deudas y la consolidación de los servicios de información y asistencia a los contribuyentes.